domingo, 7 de febrero de 2010

Vivo lentamente.


Vivo lentamente, como si el tiempo no fuera finito en mi existencia. A veces hay un sobresalto en mí, que me avisa que la vida es corta, que se me escapan las cosas, los momentos...Y en un instante quiero correr y abarcar esa parte tan mía que se me escapa; pero enseguida vuelvo a este estado sereno del que sabe que no llegará muy lejos.

Doy queriendo ver una sonrisa en el corazón del otro. Expectante me quedo a ver su reacción. ¡Ilusa de mí! Esperando llevar una ilusión. Miro atentamente la total indiferencia que dejé en su corazón, y pienso, ¿para qué?. Entonces me doy cuenta que todo eso que di no quiero que retorne, que no me quiero llenar con cosas mías.

El reloj sigue marcando los segundos, sobre el taquillón una balanza se inclina por el peso de lo inerte.

Sakkarah




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...