lunes, 15 de marzo de 2010

Cuando...


Cuando lleva mucho frío el corazón, acaba insensible, medio muerto. Es como si el cansancio se apoderadaza de el, y ya no importaran las cosas que en su día fueron tan sumamente importantes.

El frío al corazón lo llevan los detalles. Algunos parece que no son importantes, pero van dejando huellas que desgastan.

Hay que renovar el aire, para que de nuevo empiece a latir con fuerza. Quedan abiertas las ventanas de la estancia.

Sakkarah




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...