jueves, 25 de marzo de 2010

No doy dos pasos...


No doy dos pasos sin respuesta
El deseo no se hunde en las ciénagas
Te espero.

Yo me escondo, tú te muestras, y viceversa.
El presente incierto anuncia cambios
Cerraré los ojos para sentir tus labios.

Yo, que fui marioneta de un amor,
Me muestro firme al esperarte.

A mi orilla llegará la humedad de tu cuerpo.

Mi rumbo lo marcará tu aliento
Y las sábanas, como testigos mudos,
Envolverán el ansia, y la sed de nuestros cuerpos.

Sakkarah




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...