viernes, 26 de marzo de 2010

Una vez saldada mi deuda...


Un vez saldada mi deuda vuelvo a ti de nuevo a retomar lo nuestro con la claridad necesaria para absorber tu fragancia, sin humos, de manera impoluta.

Todo ha germinado a su tiempo, y la íntima entrega ya no se resiste.

Zigzagueando has penetrado dando los puntos de sutura en cada herida, y sin pausa me acerco a tu tacto, me adentro en tus brazos, y me pierdo aprisionada por ellos.

Sakkarah




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...