viernes, 16 de abril de 2010

Cuando el fuego...


Cuando el fuego se ha fundido con la piel, y ha abrasado el alma, es inútil ignorarlo. Así tu amor hecho huella en este generoso corazón que se entregó del todo. No es mi mente capaz de separarlo, incluso ella se somete a tu presencia, tu palabra, tu voz…

Sombra o luz, realidad o sueño, el sosiego viene de tu mano. Los párpados son incapaces centinelas, y en mi iris tu imagen, como piedra preciosa incrustada, manteniendo viva tu presencia.

Te quiero.

Sakkarah




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...