viernes, 23 de abril de 2010

Felicidad


Podría ser que la felicidad mostrara la diferencia con el dolor, pero no puede. Llena tanto el alma de gozo, que no cabe el recuerdo del pasado en ella.

No siempre la felicidad nos pertenece, porque en ocasiones, nos la cede otro ser.

Ella sobrepasa la consciencia, la desborda. Obnubila, emborracha… Al perderla somos conscientes de un vacío difícil de llenar.

Sakkarah




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...