sábado, 3 de abril de 2010

Han ido cayendo...


Han ido cayendo los vidrios del espejo roto En su lugar queda un vacío que no refleja nada. Los pies están con pequeñas heridas de caminar sobre el cristal pintado, pero todo cura.

Ha sido el kilómetro cero en su existencia, y ahora caminará sin tener donde recordarse. No hay clave, es todo incierto; pero el panorama se presenta como un prado extenso y lleno sol.

Anda en un tren que no lleva retroceso, su traqueteo la calma llenando la nada. Salió de un túnel finito, como la vida, y en su subconsciente duerme aquel espejo roto que no tiene lectura.

Se proyecta un buen futuro bajo los párpados cerrados. Al abrir los ojos dará sentido a su vida, sin vestigios de lo que ya no recuerda si vivió. Será el despertar de un letargo, y la sangre bombea apasionada. Se prende del paisaje.

Sakkarah


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...