miércoles, 14 de abril de 2010

Triste...



“¡Triste época la nuestra! Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio”.

Einstein




21 comentarios:

  1. Que verdad! (tan verdadera!)

    Un beso
    Flor

    ResponderEliminar
  2. Los prejuicios son malos, malísimosssssssssssssssssssssss...

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Tiene toda la razón en la frase, y en lo que ella indica. Los prejuicios son dañinos, destructivos certeros, y reducen las posibilidades. Crean rejas en zonas de libertad, haciendo que la desconfianza surga, y luego una suma de desaciertos.

    Excelente frase, de todo un genio!

    Un abrazo muy grande,
    Anouna

    ResponderEliminar
  4. Y lamentablemente aún sigue siendo difícil desbaratar prejuicios, cobraron tal fuerza que son como murallas que bloquean el entendimiento.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Sí, Flor. Es una verdad muy verdadera.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Sí, Diavolo, super maliiiiisssssiiiimosssss.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado como lo has explicado, Anouna.

    Un abrazo muy grande y un beso.

    ResponderEliminar
  8. Sí, Julia, los sigue habiendo...

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  9. Es cierta esa frase de Einstein. Para desintegrar un átomo sólo hace falta una buena máquina desintegradora de átomos, unos cuantos científicos locos y unas condiciones de trabajo muy precisas para alcanzar semejante logro.

    El problema con nuestros prejuicios es que somos personas poco precisas e inestables, y condicionadas por la educación que hemos recibido, por nuestras experiencias y nuestro pasado. Es decir, que somos científicos bastante irracionales y con poca capacidad para gestionar nuestras ideologías y sentimientos.

    No hay más que observar a los políticos y sus diferentes colores, un gremio de personalidades incapaces de desintegrar todas las fronteras existentes y trabajar por el bienestar común de cada uno de sus votantes y no votantes.

    Pero las cosas van cambiando, o a una le gustaría creer que podrán cambiar algún día. Así que una libertad con optimismo realista, creo que debería ser una condición necesaria para experimentar una libertad un poquito más verdadera.

    Besotes desintegradores de átomos!

    ResponderEliminar
  10. Todos decimos que son malos. pero sin embargo todos, todos hay veces que caemos en ello...

    Unabrazo

    ResponderEliminar
  11. Los prejuicios están un poco supeditados a la formación de la persona.

    Nos sobrepasa el adelanto de la vida y la ciencia,pero se sigue aprendiendo y teniendo cada día más estabilidad racional.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Lamentable pero creo que todos tenemos prejuicios.....Me recuerda la pelicula Orgullo y Prejuicios...Todo es cuestion de tomarnos el tiempo de conocer a las personas.

    ResponderEliminar
  13. Myself, si se han dado paso en eso de los prejuicios; pero no sé si alguna vez se lograrán desterrar...

    Muchos besos de esos desintegradores, je, je.

    ResponderEliminar
  14. Sí, Lorena, yo creo que nadie se libra.

    Un beso y un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Sí, José, seguimos aprendiendo, pero aún queda mucho camino...

    Un beso y un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Sí, NV, nos deberíamos tomar ese tiempo. Pero al partir de esos prejuicios, ya se hace difícil conocerlos bien.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Soy tan ilusa que pienso que no queda ya demasiada gente con prejuicios, pero no es así.
    Lo fácil y bueno que sería respetarse unos a otros, simplemente que cada cual fuera a su bola, sin interferir en nadie.
    Un beso

    ResponderEliminar
  18. Aún queda mucha gente con prejuicios, Osane, mucha...

    Sí, sería fácil ir dejándolos de lado.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Es verdad y por desgracia creo que nunca desapareceran.
    Buena reflexión
    besitos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...