lunes, 31 de mayo de 2010

En una aparente vida...


En una aparente vida sedentaria, se esconde un mundo peregrino. El constante movimiento maquina en cualquier parte, dentro, fuera, en el costado, o en el centro. Hay que darle paso a la grandeza, que batalle y se haga espacio. Hay que hacer sonar en el alma cada silencio.

No hay palabras para describir como bulle la vida.

Desconocidos atados y enlazados unos a otros. Nos miramos intentando aprender lo que nos queda, y todo es misterio que se expande haciendo camino. Un reguero de letras nos persigue para que les demos forma.

Vamos dejando huellas de aquello desconocido que nos puede, en la palabra. Títeres de una fuerza extraña que nos vive.

Sakkarah




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...