viernes, 11 de junio de 2010

Al salir


Al salir me gusta el bullicio, sólo me gustan los lugares llenos de soledad cuando hace sol y, este, calienta. Me gusta ver las calles sembradas de escaparates. Las zonas residenciales, donde las tiendas se apilan en un gran centro comercial, me resultan frías, y a veces tristes. Son como pequeñas ciudades dormitorio.

La verdad es que no siempre al caminar uno se fija en las caras de los demás, pero son bultos que hacen compañía al pensamiento. Andas sumida en tus problemas y, de repente, uno de esos espectros en el que tú no reparabas, te despierta con un saludo. La sonrisa sale automática, como también es automático el devolverla.

La polución te envuelve, pero lleva tantos años de compañera que se convirtió en los zorros plateados del cuello tu abrigo, ya no la notas. Al fin y al cabo tu mente está igual de contaminada con tantas cosas que no llegas a comprender. La injusticia de la vida es la hebilla del cinturón que va atado a tu cadera.

Y sigues caminando, ya no esperas sorpresas, sólo vas contando los pasos que no saben a donde se dirigen.

Sakkarah




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...