martes, 1 de junio de 2010

Aunque la mente...


Aunque la mente no lo consiguió del todo, si lleva buen camino de quedar en blanco, y hoy mi cuartilla vacía empieza a llenarse, de letras, de vida, de nuevo. Un principio más, que acabará mil veces. Mis pasos siempre van hacia adelante, y eso es importante.

Hoy quiero escribir desde la soledad del ser, porque más que nunca, estoy convencida, que a pesar de estar entre tanta gente, sólo nos tenemos a nosotros mismos.

No, no creo en ningún tipo de justicia ya. Es una utopía que me hará caminar intentando ser quien la lleve por bandera, y aún así sé que no siempre entenderé bien los demás actos, y que no siempre sabré comportarme con honestidad. No sé a donde llega la debilidad humana; pero sé que quiero luchar por ser cada día mejor en los valores a los que yo les doy tanta importancia. Y la justicia es uno.

Hoy me encuentro recogida en mí misma. No es un caparazón, es un querer beber de las fuentes insondables del misterio, y de la razón.

Sakkarah




30 comentarios:

  1. Tal como yo lo veo, la justicia es un estado del ser que en soledad es capaz de darse cuenta que lo diferente, por el hecho de ser diferente, no necesariamente debe de ser juzgado.

    Quién puede juzgar a quién, quién tirará la primera piedra, quién se cree que es mejor que el otro... Nadie. Existen dos tipos de jueces, el necesario para un funcionamiento más o menos ordenado de la sociedad, y el innecesario, el interno, el que utilizamos cada día para con los demás y para con nosotros mismos.

    La Justicia, no es una utopía. Es saber responder con respeto. El respeto que cada ser, por el hecho de existir, ya merece. Y todo el mundo lo merece.

    Uno no puede dar lo que no tiene. Si uno se respeta a sí mismo, es capaz de respetar al otro o como mínimo comprenderlo sin más. Si uno no se siente respetado, es porque el otro carece de un criterio para darse cuenta que el respeto empieza por uno mismo. Y cómo reaccionamos ante este tipo de personas, es lo que nos hará más o menos justos, más o menos libres.

    Perdón por el rollo. Un placer venir de vista a tu espacio.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  2. Estoy contigo... aunque estemos en multitud siempre estamos solos.
    Por cierto, vaya nivelazo que estás pillando

    ResponderEliminar
  3. Existe una vieja idea que dice algo asi como ".... debes vaciarte primero para poder aprender..."
    Tal vez sea bueno que estes en ese lugar para lograr dar lugar a todo lo nuevo que te depara la vida.
    Vive Sak!!!

    ResponderEliminar
  4. Sakkarah...

    Ciertamente, nunca vienen mal esos momentos de soledad del ser, de mirar hacia nuestro interior... La debilidad humana es grande, pero la fuerza de sobreponerse a las adversidades es aún mayor, todo camino tiene sus etapas, y también hay momentos en los que reflexionar en paz, plantearnos la vida positivamente y crecer como personas felices...

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  5. Lei en un blog: No voy a sabotearme a hora que estoy disfrutando tanto de mi...

    Besos

    ResponderEliminar
  6. La justicia por desgracia está en coma cerebral y no sabemos cuando se podrá recuperar.

    Creo que la soledad muchos se la buscan por su insociabilidad,las personas que caminan con otras personas ,sean las quesean siempre una le quedadrá para por la vida caminar.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. No myself, yo no lo digo en ese sentido. Simplemente es que recibes injusticia sin necesidad. Si existe un juez necesario para el buen funcionamiento, ya te juzgan, y estás en manos de la justicia de otros.

    No es ser mejor o peor, es vivir y dejar vivir.

    Pero la utopía no es que uno guarde respeto, es que el resto te lo guarde. Es que todos seamos respetuosos unos con otros siempre.

    No es un rollo, me encanta escucharte y aprender.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  8. Jajaja, arte de sentir, eso es que tu lo ves con buenos ojos eso del nivel.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Sí, Flaco, es una gran verdad, no te puedes llenar si no te vacías.

    Un beso, y gracias.

    ResponderEliminar
  10. Sí, Felix, creo que es así. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  11. Jajaja, NV, está muy bien eso.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  12. Sí, Jose, pero digo una soledad buscada, un tiempo para pensar. Pero sin retirame de al gente, sólo ensimismarme en los momentos que pueda. Un abrazo y unbeso.

    ResponderEliminar
  13. Una especie de retiro espiritual, salís renovada, me pasó en períodos de mi vida, sacudones fuertes que te llevan a reconcentrarte en ti misma,
    cuando te topás como dice Sabina con quienes llevan "la lengua muy larga
    y la falda muy corta".
    Un ejemplo, salir uno con la frente muy alta y queriéndose más, valorándose.
    Un beso

    PD. En tu cuartilla algunas letras
    de lo bueno vivido siempre quedarán, ellas son la base sobre la cual edificás o tu fortaleza.

    ResponderEliminar
  14. Para atras... ni para coger impulso.

    Yo si creo en la justicia natural, que a veces toma la manija y en otra, la que a todos nos iguala.

    Trovi te envia un beso (por hacer justicia)

    ResponderEliminar
  15. Como estas dejando el telón hija...que poderío,hoy no digo nada,estoy muy baja de moral....besicos Sakkarah

    ResponderEliminar
  16. Estoy contigo. Siempre en busca de la justicia.

    Besos,

    ResponderEliminar
  17. Hola SaK..

    vayamos por partes..

    primero la soledad... es buena a veces re encontrarnos con lo mas nuestro... nuestro interior... tranquilo y sosegado.. pero nunca como escape para no afrontar todo lo que el mundo ofrece con sus dificultades y bondades.

    y Justicia, te refieres... a esa de la que hablaba Maquiavelo... poder Judicial..

    en este país ese tema no quiero tocarlo, está tan politizado que ha perdido su verdadero sentido..

    y sería para hablar largo y tendido junto a buen cha... o lo que es lo mismo te.

    Besitos y gracias otra vez.. por dejarme acerca a tu casa

    ResponderEliminar
  18. Muchas gracias, Ines, por tus palabras que tendré muy en cuenta.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Gracias por tu beso, Trovi. Muchos para ti.

    ResponderEliminar
  20. Vaya, Carmen, sí que lo siento de verdad. Espero que levantes ese ánimo. Ten coraje como voy a tener yo a partir de ahora.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  21. Sí, Cesar, muchas gracias, y muchos besos.

    ResponderEliminar
  22. Hola, Estrella, me refiero a todo tipo de justicia, ya no creo en ninguna, al menos en estos momentos.

    Me alegra que vengas aqui.

    Muchas gracias, y muchos besitos.

    ResponderEliminar
  23. La justicia decían los antiguos que era dar a cada uno lo suyo...
    Esa justicia, como tal, desgraciadamente no existe, niña.

    Me gustó mucho tu reflexión.

    Besos.

    ResponderEliminar
  24. La soledad, si es buscada por nosotros mismos, es una buena cosa, pues desde ella, podemos analizar nuestros comportamientos y la justicia que creemos llevar, tampoco es la justicia, es "nuestra justicia" que seguramente no será justa para los demás, pues de forma consciente nunca tiraremos hacia nosotros mismos, siempre hay una autoprotección que quizás nos haga no ser tan justos.

    Un abrazo

    Pilar

    ResponderEliminar
  25. Es importante mantener siempre el deseo de continuar siempre hacia delante, sin pararse, siendo cada día un poco más consciente de quienes somos, aunque a veces deliberadamente tomemos el camino equivocado.
    Besitos!!

    ResponderEliminar
  26. Sakk, en esta vida que nos toca caminar, hay gente de todas formas, ni todo ni nada esta perdido, ni tampoco ganado, hay más injusticias que justicia, la justicia no es muy propicia hacerse ver. Sí, la justicia es uno, pero ojo, hay que saber aplicarla y estar muy seguro a la hora de darla y a quién se la das, tampoco es fácil. Los valores a mi parecer van desde un principio de vida con nosotros mismos, cada uno es como es.

    En resumidas cuentas, nosotros somos la razón y sabemos muy bien cuando nos equivocamos, el misterio siempre llama la atención.

    Sakk, un escrito con mucha intensidad, profundo.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  27. Estilísticamente, vale lo mismo; pero, emocionalmente, me alegra que digas que sólo nos tenemos a nosotros mismos en vez de decir que uno sólo se tiene a sí mismo.

    Besos en color. No te quedes en blanco.

    ResponderEliminar
  28. Es cierto, pero en todo caso, más que una utopía, el que el otro no sepa guardar respeto es una "realidad" que nos gustaría que fuera diferente.

    Sin embargo, ello no significa que dejemos de creer en la Justicia, ni en dejar de ejercerla cuando es necesario. Y esto es diferente del acto de juzgar tal como habitualmente lo hacemos. Lo que cuenta es la respuesta que se le da y esta debería ser lo más imparcial, pero lo más sabia posible.

    Por tanto, sólo veo una solución razonable: aprender y convertirse en una persona un poquito más sabia...

    Besitos

    Hasta pronto

    ResponderEliminar
  29. Cuanto más caminamos hacia
    nuestro interior mejor nos comprendemos, esto también
    es una ayuda para comprender a los demás.
    Beber del silencio de nuestro propio yo le hará resucitar
    más fuerte y liberado.

    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  30. Con la melancolía me llevo bien.
    Con el dorrotismo uno puede dar su versión y, si uno no quiere, no pelea, al igual que con el protestotas, que todo puede quedar ahí.
    Con la irritabilidad, mejor dejarla hasta que se le pase.
    Con la suspicacia... me pone de los nervios si se emplea siempre para lo negativo.

    Del post anterior... Bueno, no es malo recogerse uno en sí mismo y... ensimismarse para beber de las fuentes insondables del misterio y de la razón, pero no es bueno permanecer mucho tiempo por esos "mundos"... Tal vez uno, llegara a creerse el "amo, dueño y señor" del mundo.

    Sí, es complicado, peeeero... sabemos que existe el amor.. A pesar de todo, existe el amor.

    La felicidad total es una utopía. La felicidad existe en parcelas, parcelotas o parcelitas, pero existe tb, al igual que el amor... Cuantas más parcelas tengamos, más se llena nuestra vida de felicidad... Pues igual pasa con el amor y la justicia... y tantas situaciones en la vida... El problema radica, creo yo, en que muchas veces, más de las que quisiéramos, nosotros mismos nos cerramos las puertas y amontonamos piedras en el camino para no poder caminar hacia ellas...claro, es que las malas experiencias unidas al caracter de cada uno...

    Todo llega si uno se lo propone... antes o después, pero todo llega.

    No hay que cerrar puertas, en todo caso, echar un vistazo por la mirilla.

    Besicos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...