miércoles, 16 de junio de 2010

El mal


Se alejaba con la cabeza agachada, y yo no hice nada por retenerle. Llevaba entre sus manos basura, y una vara larga para pinchar las almas. El hedor iba perdiendo fuerza, y se tornaba la estancia algo más respirable. No sé como fui capaz de hacerle frente, nadie tiene respuestas a un conato de valentía. Yo retorcí la esponja de mi piel, y corrían ríos negros de fango que había empapado en su presencia. Todo como un río caudaloso y rápido, tomó la puerta hasta llegar al asfalto. Allí, como la lluvia cuando el sol la mira fijamente, se evaporó.

Subterráneo corre para aflorar en cualquier parte en la que se le de cabida. En el mejor de los sueños se cuela empapando el alma de una sustancia gris. La hiere hasta desposeerla de la luz, opaca su reflejo, e intenta apoderarse del corazón plenamente. Enseguida dispone del asidero de la cobardía para poder sujetarse; pero la valentía se pasea cerca, por si acaso alguien quiere montarse en su pescante.

Un ser navega en el lago dulce y turquesa. El bien mece las aguas en melodía armónica, una vez más ha vencido a su mayor enemigo y compañero, el mal.

Sakkarah




20 comentarios:

  1. Hay que evidenciarlo al mal, dejarlo al descubierto porque actúa desde las sombras o donde le dan cabida como lo dice tu relato.
    Magnífico Sakkarah, lo describís tal cual es.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Mejor darse cuenta a tiempo, para que el fango no se haga fuerte barro, siempre digo tiempo al tiempo.
    Me ha gustado mucho el escrito, acompañado de los ojos del gato en la oscuridad.

    Un fuerte beso

    ResponderEliminar
  3. Genial descripción. Por desgracia, el final de la historia no es definitivo, el mal siempre renace, es un enemigo inmortal.

    Besos, Sakkarah.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias Inés por tus palabras. Es ierto que hay que procurar no darle cabida.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Me alegra que te haya gustado, Ashia. Un fuerte beso también para ti.

    ResponderEliminar
  6. Si, aniki, siempre hay que estar venciéndolo... Muchos besos.

    ResponderEliminar
  7. Hola Sakkara...me ha gustado como has expuesto en tu escrito, como el bien siempre vence al mal...muy original...besicos y buenas noches,me voy a dormir,que ya está bien por hoy..

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias, y felices sueños, Carmen.

    Muchos besicos.

    ResponderEliminar
  9. El mal siempre suele disfrazarse, para embaucar al bien...menos mal que es cobarde, ruin y llegamos mas tarde o mas temprano a reconocerlo.

    Como es habitual, me encanto como lo describes..

    Muaks.

    ResponderEliminar
  10. Lo mejor es que cuando nos mira a los ojos, girar y cerrar esa puerta.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. El mal es muy difícil de erradicar siempre enmascarado se presenta, te hace ver y que creas que estas en el edén,para que no te des cuenta y poderte tirara por un terraplén.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias, Alalba. Algunas veces, cuando lo reconocemos,es un poco tarde.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  13. Sí, NV, eso es lo que hay que hacer. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  14. Jajaja, No te ha gustado, El museo de la luna.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Es cierto, Jose, el mal suele usar máscara.

    Un abrazo y un beso.

    ResponderEliminar
  16. El mal está siempre, al rededor nuestro muchas veces no lo podemos identificar pero siempre está el bien que lo hace por nosotros..besossss

    ResponderEliminar
  17. Muy interesante escrito, pero aunque esta vez el bien gane la batalla debe ir con ojo el mal sigue ahi esperando su momento
    un beso

    ResponderEliminar
  18. Es una lucha desigual...Suele vencer. Parece que lograste limpiarte de su presencia jeje
    Bésix

    ResponderEliminar
  19. Patty, Antares y Calvarian, muchos besos a los tres, y muchas gracias.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...