martes, 29 de junio de 2010

Se escucha...



Se escucha el motor, un coche rojo se aleja, ella no sabe que nunca más volverá a verlo, no lo presiente. No es la vida, ella no siempre tiene la culpa de todo, es el desamor.

Las parejas deberían estar todas formadas por dos personas que se aman, pero no siempre es así. No sé que interés puede guiar a formar pareja a una persona que no ama; pero nadie puede indagar y adivinar lo que pasa por la mente de otro.

Siempre hay alguien que pierde en las relaciones humanas, y no siempre puede ser uno perdedor. Se aprende, de los palos se aprende.

De sus ojos se va difuminando el rojo, el coche ya es un bulto informe. Más adelante sólo será una anécdota sin más significado.

Ella ganó mucho más, porque vivió momentos intensos. Él perdió su tiempo, como todo aquel que actua falto de amor.

Sakkarah


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...