martes, 3 de agosto de 2010

Hora mala


En la hora mala, los asideros se alejan, la soledad nos hace isla, y el mar que nos rodea se hace intransitable. Solos ante la inmensidad del dolor, el que nadie acalla. El alma lacia, como hoja seca en un rimero del suelo, y el crujir de los pasos que aplastan haciendo añicos el espíritu. La vida como suela de bota gigante, que distraida y sin piedad nos reduce a nada.

Veneno líquido la palabra que hiere, o el acto. La serenidad se fuga ante el espejismo, porque nada nos puede dañar sin nosotros consentirlo; pero hay dardos que llevan los vocablos por los sombríos corredores de la mente hasta engañarla. Caen las endebles murallas que nos defienden Estamos abocados al vacío.

Lóbrego el paso en la desconfianza, espesa la sangre de la herida que no cierra. El dolor abarca el mayor espacio, y pocas veces deja un resquicio a la alegría.


Sakkarah



14 comentarios:

  1. Qué bien describes la sensación de esas "horas malas", qué difíl transformarlas. Espero que no sea tu caso. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. de esas tenemos todos...por desgracia

    ResponderEliminar
  3. Terriblemente cierto pero exelentemente narrado, tu alma sensible se ha volcado en letras.
    Cariños Sak.

    ResponderEliminar
  4. Sakk, lo has dicho perfectamente, " estamos abocados al vacío" pero es transitorio, como también citas " porque nada nos puede dañar sin nosotros consentirlo".

    Triste, pero muy bello.

    Un besazo enorme.

    ResponderEliminar
  5. Demasiado bien se que hay heridas que no cierran, pero hay que ponerse una tirita y seguir adelante, con una sonrisa.
    Aislarse en el dolor no sirve de nada, nadie se compadece de nosotros y solo nosotros lo sentimos. Y es que estamos solos toda nuestra vida, es algo que hay que asumir.
    Las cosas son lo que son, luchar hasta el final y cuando ya no quedan recursos seguir el camino, que seguro estará plagado de buenas sorpresas.
    Entre tanto te envío un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Esa hora mala muchos la hemos tenido y sufrido ,los ojos han llorado los pensamientos han volado y hemos caído en esa gran soledad del que no ha sido entendido ,pero de ella hemos salido reforzados,por saber con quien en verdad en sucesivas etapas te podrías fiar

    ResponderEliminar
  7. hay veces en que esas horas nos dejan heridas tan grandes que no nos podemos mover de allí.
    Lo importante es cambiar aquellas horas y aunque el dolor siga, sonreír.


    un beso sakkarah

    ResponderEliminar
  8. Me ha encantado tu entrada por varias razones, me parece magnifica, transmites emociones que algunos de nosotros nos atrevemos a admitir, a reconocer que las hemos experimentado.

    Te aplaudo y agradezco que compartas esta creación.
    Ro

    ResponderEliminar
  9. Las horas malas también se van acumulando sin que nos demos cuenta
    porque no nos entregamos tan fácil al dolor que nos causan, pero en algún momento la angustia se hace presente y así como llega hay que dejarla ir, porque debemos querernos para hacer que nuestra vida valga la pena, no podemos estar solos si dimos amor, siempre algún afecto hay, quizás no todo el que querríamos, pero están.
    Tu descripción del momento hace que casi lo sienta.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  10. Siempre los ojos bien abiertos,asta en las peores luchas.

    Digno de admiracion.

    Un abrazo Sakkarah y cuidate mucho.

    ResponderEliminar
  11. Muy triste, pero precioso el modo de escribir. Me encanta. :)
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  12. Sak, ahí no se pueda un@ quedar mucho tiempo. Hemos de tirar de nosotros mismos y a fuerza de voluntad, sacarnos.

    Besos

    ResponderEliminar
  13. Duras son las horas malas en las que nunca debemos olvidar que no llueve eternamente, que tras la tempestad llega la calma y saber darnos tiempo, ese tiempo que es necesario para esperar que el viento vuelva a soplar a favor. Presicoso texto.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  14. Alma lacia repleta de vacío...
    Bésix

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...