jueves, 9 de septiembre de 2010

Equilibrio y más...

Autor imagen: Esao Andrews



El equilibrio es sólo una palabra, pero lo cierto es que la clave consiste en ir aprendiendo y haciendo equilibrios con lo que la naturaleza y la gente nos da o nos quita.

Olvídate de cambiar nada. He llegado a la conclusión de que no hace falta cambiar nada porque las cosas y la gente ya se encargan de cambiarnos día a día. Lo único que importa es comprender el porqué nos pasa lo que nos pasa y el porqué las emociones a veces no trastornan de manera que la balanza siempre se decanta hacia ellas, dejando a la razón de lado e impidiendo que ponga un poco de orden y de tranquilidad a ese torbellino. Al unísono deberían ir. Esto se consigue con la práctica y los años, con la buena intención y con la autoestima en su sitio. ¿Difícil? Sí, y mucho. ¿Pero acaso tenemos algo mejor que hacer? Pues no. Esta es la prioridad de las prioridades. Por lo menos, en mi caso quiero que sea así. ¿Esto nos hace más felices? Sin duda. ¿Y más personas? También.

Uno debe luchar por lo que quiere y por lo que cree, pero no lo podemos tener todo. Y además ¿quién lo quiere todo? Creo que quizás aquellas personas que no han acabado de comprender.

Sentirse triste por lo que uno no tiene, es perder el tiempo. Luchar por lo que uno quiere es emplearlo bien, y quererse a uno mismo, lo único principal. El ego tiene formas muy sutiles de manifestarse y comprender la completitud de lo que uno es, significa un trabajo de muchos años. Cada día se aprenden nuevas cosas, esas cosas nos cambian y una ha de estar muy alerta, muy atenta, con todo lo que nos sucede por dentro y por fuera. Y en todo ese proceso, ir equilibrando los sentimientos con la razón. Esta es la verdad mayor de la que yo he conseguido capaz de tener consciencia. Cada uno de nosotros hacemos el mismo camino y trayecto, unos tardan más y otros menos, pero el final es el mismo, comprender.

Todos necesitamos ser queridos, y lo somos. El problema es que no nos lo creemos y seguimos pensando que estamos solos. Lo que realmente no es bueno, es pensar de esta manera, o creer que los demás no nos quieren porque no han aprendido a demostrarlo, o querer en demasía sin saber dosificar los sentimientos. Pero la solución, como te expresado no estar en proponerse cambiar, ni en hacer un acto supremo de voluntad, si no en comprender como funcionamos por dentro y por fuera e intentar ser felices la mayor parte de tiempo posible.

Debemos estar contentos por todas las cosas buenas y las personas que nos quieren. El resto es una gran broma en la que tiempo se deleita haciéndonos bailar como una peonza en sus propias manos. Pero fíjate bien lo que te diré, porque esta batalla, no la gana el tiempo, la ganamos nosotros.

Lyra




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...