martes, 7 de septiembre de 2010

Futuro


Ando hacia un punto donde lo que me voy a encontrar se hace invisible. He luchado por no tropezar con los nidos caídos, con los pájaros muertos. Aún el humo de aquellas alas calcinadas ciega mi vista.

Mis ojos hacen presente un sueño dormido, el último sueño. Respira sobre mí el destino, me echa su aliento en mi oído; y en un espejo me reflejo distinta, como si el intuyera los cambios que traerá la vida.

Aún llevo el armiño de la ausencia sobre los hombros, y derecha voy al perchero donde quedará colgado al traspasar la puerta. No se abrirán mis labios para contar lo que he sentido. Muere en mi paladar todo recuerdo.

Sakkarah




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...