viernes, 8 de octubre de 2010

Adiós


Abría su puerta leñosa para que yo entrara. Con sus brazos rama me tomaba por el hombro alentándome a pasar. Las flores se alineaban haciendo paso, y mis pies se posaban por su alfombra de raíces.

El musgo tapizaba sus paredes, de las que pendían candelabros de margaritas. Me resultó curioso, ver preparar a las abejas el postre, tan laboriosas.

El sol brillaba, esperando a la salida, y mi corazón latía descansado mientras, fuera, veía retozar las cabras que me traerían el desayuno. Ligero era mi peso con mi mente desinhibida, alejada del ruido, el alma se eleva a la copa; y entre amarillos y verdes se bebe el cielo.

El río suena invitándome al baño, feliz me siento en este hogar aislado donde en soledad floto. Un suspiro se escapó en el aire, y en los raíles serpentea camino de la ciudad. No hay billete de vuelta. Saco el pañuelo de las ausencias, para ondearlo diciéndole adiós.


Sakkarah




27 comentarios:

  1. Envidio tu creatividad, Sak.

    Andaba yo por mi garito y he visto un ¡Adiós!. Pero ya estoy más tranquilo.

    Un beso, Sak

    ResponderEliminar
  2. Yo también me asuté, pero al venir, me he encontrado con un bello relato a "un adios"
    Besos
    nela

    ResponderEliminar
  3. Esta bien decidirse a decir adios a esas ausencias, me gusta la forma de beberte el cielo, bellos colores los que te sacian.

    Un fuerte beso, Sakk

    ResponderEliminar
  4. Maravilloso estado descrito a la perfección.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  5. Sakkarah...

    Jo### con perdón que no gana uno pá sustos contigo, alma cándida. Bella reflexión, sin duda :)

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Parece ser que nuestra amiga al Galeno nos quiere mandar por un ataque de ansiedad con el titulito de magia.

    Ya me he quedado ligeramente traspuesto pues es precioso lo que escribes.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias, Valaf.Yo también estoy más tranquila porque saliste de tu garito para venir.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Gracias, Nela bonita, muchos besos.

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias por tus palabras, Ashia. Un fuerte beso.

    ResponderEliminar
  10. Jajajja, Jose, muchas gracias. Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Creativo post y bien descrito
    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Decir adios a la ausencia es llenarnos de nueva presencia.

    Una prosa perfecta.

    Besos

    ResponderEliminar
  13. No hay nada como el campo para la reflexión y la relajación.

    Un beso, Sak

    ResponderEliminar
  14. Vaya dilema ¿cómo se puede tener 260 amigos en facebook y despedirse sin crear ningún conflicto?

    Un abrazo depaxo de tía buena.

    ResponderEliminar
  15. joer, quería decir; peaxo de tía buenaaaaa

    ResponderEliminar
  16. Un bello hogar para vivir
    alejado del ruído
    elevándose en el aire par beberse el cielo.

    Muy bello.

    Biquiños

    ResponderEliminar
  17. Sí, Trini, imagino que sí.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  18. Si, Mente vaga, eso es muy cierto...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Jajaja, Anónimo eres un cielo.

    Un beso y un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Muchas gracias, Marisa. Es cierto que es un lugar ideal para vivir.

    Muchos biquiños.-

    ResponderEliminar
  21. Pañuelo de ausencias...
    ( me ha encantado la imagen)

    El adiós puede ser la bienvenida a un lugar hermoso.


    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  22. ¡¡Qué bonito cuento¡¡ me ha encantado, creo que en verano se lo contaré a mis niños de la Playa, les gustará horrores.

    Un beso

    Pilar

    ResponderEliminar
  23. Muchas gracias, Susi. Un beso, es cierto lo que dices.

    ResponderEliminar
  24. Pilar, eso es un honor para mi...Muchas gracias por tus palabras. Un beso.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...