lunes, 11 de octubre de 2010

La neurología...


La neurología moderna está a punto de probar ahora la existencia de una moral innata en la que se sustentaría el altruismo social que hasta hace muy poco tiempo se cuestionaba. Ahora resulta que hasta los elefantes, dejados a sí mismos, son altruistas y se preocupan y hasta lloran por la salud del vecino.

La vida del adulto ha estado sometida a tantos engaños, ha sido víctima de tantas jugarretas, se le ha hecho competir en condiciones tan duras e inaceptables, se han despreciado tanto sus impulsos altruistas y compensado su egoísmo cuando lo ha mostrado que su cerebro y estado anímico no sólo han perdido la virginidad y el ensueño del alma joven, sino que son incapaces de reconocerlos.

Eduard Punset




25 comentarios:

  1. Con lo cual queda demsotrado, que los animales siguen dandonos lecciones.
    Besos
    Nela

    ResponderEliminar
  2. Siempre he creido en el altruismo humano y me ha conmovido descubrirlo en los animales.
    Ahora, ¿cómo hacemos para volver a esos origenes tan naturales y dejar de lado todo aquello que hemos ido adquiriendo con nuestra supuesta "sabiduria humana"?
    Eso si que tendrían que estudiarlo los científicos.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  3. Ya no se sabe que pensar, si los llamados humanos más animales o los animales más humanos. Lo que si puedo decirte es que nos pueden dar muchas clases.

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante querida amiga.. me gustó..


    Un abrazo
    Saludos fraternos a todos…

    ResponderEliminar
  5. Sakkarah...

    Grande Punset y muy ciertas sus palabras. Llega un momento en nuestras vidas que, a fuerza de decepciones, perdemos aquella inocencia con la que nacimos. Es triste, pero es así...

    Besos

    ResponderEliminar
  6. A mi me gusta pensarlo al revés: después de haber visto y sentido en mis carnes las mazmorras de una sociedad enferma, me revelo ante esa normalidad patológica de la que ya habló Fromm. He aquí que digo, No. Y he aquí que vuelvo a sentir la magia del contacto humano; la certeza en la bondad de los demás. Y he aquí que descubro el amor como catalizador de ese sentimiento de altruismo del que, magistralmente, habla Punset. He aquí que renuncio a mi condición de esclavo.

    Un beso, Sak

    ResponderEliminar
  7. Nosotros los que nos creemos persona doctas en todos los sentidos,de humanidad sensibilidad amor,un gran porcentaje falso ese es ambicioso,en muchos caso deshumanizado,no importa arruinar una empresa para quedarme de dueño.

    ¡¡Los animales!! corren muchas historias donde se demuestra que son mejores que algunas personas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Parece ser que sí, Nela. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  9. Al menos intentándolo cada uno, Susana. Muchos besotes.

    ResponderEliminar
  10. Me alegra que te guste, Patty, muchos besos.

    ResponderEliminar
  11. Gracias, Adolfo, un abrazo y un beso.

    ResponderEliminar
  12. Gracias, Adolfo, un abrazo y un beso.

    ResponderEliminar
  13. Por desgracia es así, Felix, muchos bsos.

    ResponderEliminar
  14. Por desgracia es así, Felix, muchos bsos.

    ResponderEliminar
  15. Bueno Valaf, ojalá todo el mundo hiciera lo mismo, y todo el mundo fuera capaz de dar amor...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Bueno Valaf, ojalá todo el mundo hiciera lo mismo, y todo el mundo fuera capaz de dar amor...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Sí, Jose, somos egoistas y ambiciosos. Un beso.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...