martes, 5 de octubre de 2010

Pienso...

Pienso en mis problemas, en las cosas que me preocupan, en las nimiedades de las que estoy pendiente; y si hecho una mirada al cielo nocturno pierden toda su importancia, y me veo pequeña, excesivamente pequeña como para querer que se repare en mí. Sin embargo, a pesar de ello, siento que las estrellas tienen mil ojos, y que todos ellos están fijos en mi persona.

El sol, con su luz, encubre una parte de la inmensidad del universo; pero sabe ocultarse para dar tiempo a que lo admiremos. De igual manera sabe realzar el resto durante el día.

Me pregunto que cómo puede ser que haya tanta maldad, tanto odio, tanto egoísmo, en donde habita tanta belleza. Como somos capaces de ser un borrón dentro del más maravilloso de los cuadros.

Sakkarah




16 comentarios:

  1. La vida es armonía, armonía en el sentido de equilibrio (malo/bueno, feo/bonito, amargo/dulce, tristeza/ alegría, etc). ¿Cómo saber si algo es bueno si no hemos conocido lo malo? ¿Cómo diferenciamos un sabor dulce de uno amargo si no probamos ambos? ¿Son todos los días tristes y oscuros? No. También hay días buenos o menos tristes.

    Pero, tú lo has dicho, "pienso", y observar y pensar son las piedras angulares de la comprensión.

    Besossssssss.

    ResponderEliminar
  2. Lo que te preocupa a tí, puede que no sean nimiedades, cada uno damos la importancia que nos parece dependiendo del momento o la causa, pasados los momentos, van decreciendo.

    La vida tiene diferentes colores,esos colores, llamemosla conciencia la variedad de las personas, por ello existe el bien y el mal, todo cuadro tiene su propio borron su fallo, aunque no nos demos cuenta.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  3. Creo que nos preocupamos de nimiedades en la vida cotidiana, cuando no nos pasa nada importante, pero cuando ocurre algo, entonces esas nimiedades y pequeñas preocupaciones desaparecen y entonces es bueno tener un cielo que contemplar porque ayuda muchísimo, lo digo por experiencia.

    Un beso

    Pilar

    ResponderEliminar
  4. Por eso me gusta la noche.
    Por la noche incluso yo me siento vivo, siempre ha sido así, desde que tengo memoria.
    La noche revela sus secretos a quien sabe mirar. Y los ojos de la razón no siempre son los mejores.

    Yo no sé si me miran las estrellas. Sé que las miro y me hipnotizan. Y con eso me basta.

    Por lo demás, soy (somos) muy pequeños y breves. Pero el más leve brillo de mis ojos hace palidecer al Sol. Y quizá lo sepa. Y quizá por eso se esconda bajo el suelo del mundo. Hay esperanza, al menos yo la tengo.

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Creo entender que lo que te extraña es que con la belleza universal existente, es decir, siendo todo lo que nos rodea tan bello, como podemos ser nosotros tan feos, o comportarnos tan mal. En realidad, eso no es del todo cierto. La luz más brillante que puedes observar en el cielo (sin contar La Luna) es Venus. De ser una estrella, sería la estrella más brillante; creo recordar que su magnitud de brillo astronómico es 2 (aunque si te fijas no titila). Se podría pensar que atesora una extraordinaria belleza y que el mero hecho de contemplarla ilumina nuestro espíritu de los más auténticos y nobles y sentimientos, pero si atendemos al detalle de su verdadera naturaleza, la belleza que atesora Venus es puro ornamento en el cielo, pues su atmósfera está compuesta por dióxido de carbono y las nubecitas que pululan por ella y que provocan temperaturas de mas de 400º son de dióxido de azufre y ácido sulfúrico. Además, por si eso fuera poco, la presión atmosférica es 90 veces superior a la de La Tierra. Vamos que muy bonito de lejos, pero de cerca realmente poco aconsejable. Lo que me lleva a concluir, que en realidad nada es grande o pequeño, ni bello, ni feo, sino que todo es una cuestión de percepción, de la percepción de cada cual. Y sobre todo, que disfrutes de lo que te guste, sin más que disfrutar de ello, que eso es lo primordial y lo más importante.

    Un beso, Sak

    ResponderEliminar
  6. La oscuridad es necesaria para que descanse la luz del sol.
    Todos necesitamos claroscuros para guardar un sólido equilibrio.

    Que más quisiéramos...


    Saludos, Sakkarah!

    ResponderEliminar
  7. Me ha gustado t explicación, Aniki, es cierto que todo tiene su opuesto para poderlo valorar.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  8. Pues es cierto, Ashia, nada es perfecto del todo, y...quizá todos juntos ´sí lo seamos...

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  9. Estás en lo cierto Pilar, eso es loq eu suele pasar.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Creo que la noche nos hace más sensibles, y a la vez hay más quietud. La quietud es buena para reflexionar.

    Yo pienso que mejor es lo que dicta el corazón, al menos es más genuíno.

    A mi también me hipnotizan, pero tengo la seguridad que ellas me ven. Tengo una a la que siempre miro, es mi preferida.

    Jo, no te voy a mirar por si acaso ;)

    Un beso, Valaf.

    ResponderEliminar
  11. No sé yo...Con lo que me gusta el calor, creo que terminaré yendo a Venus. Es la estrella de la tarde, se hace visible sin haber anochecido. En donde voy en el verano la veo muy bien. Se que no es estrella, pero se le dice así.

    Me ha gustado tu broche final mucho. Seguro que todo cobra belleza dependendo de quien lo mire y cómo lo mire...

    No siempre puede uno disfrutar de lo que le gusta, pero siempre lo intentaré.

    Un beso, Mente Vaga.

    ResponderEliminar
  12. Me gustan tus palabras, Lasosita... Quizá si no tuviéramso claroscuros no seríamos interesantes.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Pensar no debemos dejar de pensar pues si lo hacemos no nos sentiremos vivos,y tampoco tendremos opción de comparar lo que es importante de lo banal.

    Pensando podemos ver que otros en mi también pueden pensar, que lo hagan bien o mal que más dá ,si por momentos esa mente su dueña soy.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Mejor que piensen bien, Jose... Es bonito sentirse queridos.

    Un abrazo y un beso.

    ResponderEliminar
  15. El pequeño Richard6 de octubre de 2010, 11:45

    Pienso, pienso, pienso... dejad de pensar y haced como yo, sentid, que las cosas las sintáis dentro, en las tripas... Vamos a ver, sakkarilla, busca la canción Rama Lama Ding Dong y haz que tus lectores dejen de pensar y sean felices durante dos minutos.

    ResponderEliminar
  16. Jajaj, tu eres mi richard de siempre... Ahora la busco y la pongo.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...