jueves, 4 de noviembre de 2010

Al llegar la noche


Al llegar la noche, junto a los juncos del río, enterré al amor vivo. El me calcinaba el alma, y arrastraba mi ceniza por violentas espirales. Las chispas del dolor, como lluvia me empapaban. Y el odio estuvo a punto de alcanzarme, convirtiéndome en roca.

Hoy renazco, y perdida me encuentro en tan novedosa estadía. La serenidad avanza, cautelosa, a mi encuentro. Un réquiem lejano invade el espacio. Vuela el amor, espíritu incorpóreo, dejándose arrastrar hacia las incesante brumas.

Sakkarah




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...