jueves, 25 de noviembre de 2010

Un lugar


Allí la noche es noche intensa e invita a la sabiduría, la quietud de sus gentes, la soledad de sus campos...Cada estrella te induce a escudriñar en tu pensamiento, y el movimientos de las ramas enciende tu alerta. No estás tan sola.

El caso es, que invitada a la reflexión, sólo sientes quietud; esa felicidad sin risas, pero más profunda, que te hace recrearte en ti misma. Dejas de ser un bulto que corre con las ruedas de la prisa, o una máquina desgastada que se atasca por el óxido.

Allí no te impactan con anuncios que te invitan a ser el perfecto idiota. Te encuentras con la sorpresa de poder pensar sin ayudas; te sientes la reina que no tiene que agradar a un séquito, ni seguir las normas que ha impuesto el más guapo. Sólo eres una más inmersa en el todo al que perteneces.

Sakkarah




11 comentarios:

  1. Sumergirse en esa atmósfera ambiental consigue abstraerte de todo lo inservible permitiendo que, afloren en uno mismo aquellas cosas que realmente son importantes y que por diversas causas no logramos reconocer a pesar de estar todo el tiempo delante nuestra.
    Me han gustado bastante las reflexiones de este post.
    Felicidades.

    ResponderEliminar
  2. ...debríamos rescatar nuestra alma más amenudo de entre las garras de las luces de neón.
    Me gusta mucho tu reflexión y creo que este fin de semana, buscaré ese lugar...a ver si me encuentro ;)
    Un abrazo y feliz semana.

    ResponderEliminar
  3. Qué maravilla de sitio. Tienes que decirnos dónde está, pero bajito, para que no se entere todo el mundo y se fastidie.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  4. A veces, por el motivo que sea, nos dedicamos a vivir muy acelerados, sin apenas detenernos a observar el paisaje que nos circunda, el sereno rumor del río cercano, la inocente sonrisa de un niño que se cruza con nuestra prisa como pensando...Por qué corren?
    Es importante tener nuestro tiempo para mirarnos dentro desde dentro, y así desnudar nuestra alma hasta encontrar la serena recompensa que supone el conocimiento propio.
    Un beso Sak.
    Pd-Siempre me gusta venir por aquí.

    ResponderEliminar
  5. Allá donde estoy yo está mi alma, aunque ésta no siempre lo sepa.
    He estado sólo, terriblemente sólo, en la plaza pública y en la cima de una montaña. Y he bailado con lobos en ambos lugares.
    A veces me he sentido muy triste bajo el cielo estrellado, mi cielo estrellado. Y también me ha tendido la mano, haciéndome volar.
    Pero también me ha pasado en el Pub, delante de una cerveza.

    Un beso, Sak

    ResponderEliminar
  6. Allí en el valle que la imaginacion y el sentir te dejan ver ,para que reposes y te poses donde nadie te pueda estorbar
    en tus pensamientos y los sentimientos los puedas dejar con total libertad y dejarlos volar.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Se de un lugar muy parecido, como el que nos invitas a leer, en él esta la sencilla y verdadera tranquilidad.

    Me ha gustado mucho.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  8. Parece un lugar imaginario en el cual se puede vivir mejor, alomejor solo hay q intentarlo, besitos

    ResponderEliminar
  9. Hay muchos sitios así, entre montañas. Preciosos valles y preciosas y altas montañas solitarias.

    Sí, de vez en cuando es necesario salir del ambiente encorbatado para ponerse los vaqueros... Es necesario olvidarse hasta de la ducha (el cepillo de dientes, no, eh :) ...)

    Decir le al mundo, que pare, que nos bajamos antes de que llegue a su parada.

    Pero, la realidad es que, antes o después, volvemos a esta sociedad de consumo... Bueno, no todos, solo quienes somos gregarios.

    Perop tampoco es malo, si conocemos de paraisos perdidos para los demás, pero que nosotros sabesmos el paradero para oxigenarnos de vez en cuando.

    Besicos.

    Besicos

    ResponderEliminar
  10. Buenas tardes, Sak.

    En un paisaje y lugar como éste creo que uno no debería sentirse nunca solo. Sería un poco egoísta por nuestra parte. Bueno, de hecho pienso que los lugares bellos no necesitan anunciarse, son bellos y siempre una buena compañía. Si no, que le pregunten a esos caracoles que están escondidos debajo de los matorrales, o a los pececillos que nadan sigilosamente mientras las nubes vagan sin rumbo prefijado, o a las hadas y elfos que suelen aparecer al anochecer, cuando despuntan las primeras estrellas...

    No, hay lugares que no necesitan publicitarse porque son bellos por sí mismos. Y por estas lares, hay uno de bien bonito y colorido.

    Un besito para ti

    ResponderEliminar
  11. Como necesitamos de vez en cuando buscar esos lugares, perdernos en ellos y en nosotros mismos...

    Muaks.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...