domingo, 16 de enero de 2011

Cada noche


Cada noche me recuesto en el árbol a pensarte. La luna se acerca al verme, todas las cosas se hacen grandes en mis sueños, hasta las alas, que no se donde meterlas cuando se encuentran en reposo. Ellas son las que te cubren en nuestros encuentros. No son suficientes mis manos para empacharme de tu piel.

Soy feliz entre las ramas, pero hoy el árbol se hace objeto de tu ausencia. Me envuelve este bosque y no puedo salir al bullicio, allí donde la gente se pierde entrelazada al tiempo, donde la luz es artificial, y todo se finge. Pero no hablaré mal del lugar al que perteneces, donde tu brillo hizo que me acercara. Eres sol entre penumbras, eres música que atrae mi corazón. Te he hecho parte de mi vida, hasta ser el motor de mis alas, el causante de mis vuelos.

Mañana te voy a dar la mano para pasear por la luna. Allí sabré, por el tono que tus ojos adquieran, tus sentimientos. Un polvo de plata bañará cada uno de nuestros besos.

Sakkarah




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...