sábado, 15 de enero de 2011

Comunicación

Autor imagen: Lorlandchain


Bien, creo que todo en la vida ronda entorno a la comunicación, qué es lo que entendemos por comunicar, cuando hablar y cuando callar. En honor a la verdad, antes de empezar, decirte que no hay recetas mágicas para acertar siempre y yo particularmente no es que sea un as en la comunicación hablada, sí un poco mejor en la escrita cuando me pongo a escribir en serio.

Bien. Lo primero y más importante que nadie suele comentar cuando se habla de este tema, es que la comunicación no sólo tiene que ver con la palabra y con el gesto. Es un concepto o un proceso mucho más amplio y complejo. Nos comunicamos con la gente y el entorno de las cosas que conocemos, ya sea de manera personal o virtual, como es el caso de las nuevas generaciones. La diferencia es importante. La comunicación normalmente no es libre y siempre está condiciona por el emisor. El emisor, somos nosotros mismos y la relación de comunicación que establecemos con el mundo, no solamente es de fuera hacia dentro, también de dentro hacia dentro. Nos relacionamos con la gente del mismo modo que con nuestro pensamiento. Se establece un diálogo externo y uno interno, este último bajo mi punto de vista más interesante que el otro en muchos casos. Y el equilibrio es complicado, pues en realidad con lo que nos comunicamos es con la imágene que fabricamos de las personas, de las cosas o de nuestros propios pensamientos. Esto quiere decir que siempre hay un ruido de fondo difícil de percibir.

A veces uno calla, porque no tiene nada interesante qué decir, pero esto no es cierto. O porque no desea hacer daño, pero la cuestión es que a veces hablar puede hacer menos daño que callar. O calla, para que otro, llegué a sus propias conclusiones. Eso está bien, pero no siempre es satisfactorio callar, porque depende de la sensibilidad para con todo, y tener esa capacidad para elaborar el silencio que te deja el otro. Y lo normal en la gente, es diferente. Lo que sucede habitualmente es que se interpretan los datos en función nuestra memoria y experiencias vividas. Y éstas siempre condicionan y distorsionan el acto comunicativo.

Por otro lado, el silencio es necesario, pero a poca gente le gusta y a nuestras tristes mentes menos que a nadie. Asusta, esta es la palabra, porque necesitan ese ruido de fondo para tener la sensación de que existen. Pocas personas toleran el silencio y la soledad más absoluta. En todo caso, lo importante creo yo, es que necesitamos comunicarnos para poder decir que existimos en el otro. Casi nunca paramos de hablar, ya sea de manera visible o cuando estamos en silencio. Y como dice algún proverbio que he leído por ahí, si no tienes nada más bello que decir que lo que pueda expresar el silencio, no digas nada.

La relación y manera de comunicar, aunque parezca lo contrario, siempre es virtual, sea con lo demás o con uno mismo. Está compuesta y se forja a través de imágenes, pensamientos, sentimientos y palabras que no son reales, aunque en apariencia lo sean. Pero este hecho no quiere decir que todo sea ilusorio, sólo que funciona de esta manera al analizarlo en profundidad.

La pregunta clave es: ¿existe alguna forma de comunicar que sea directa, de tú a tú, auténtica, de verdad, sea con las personas o con nuestros propios pensamientos? Es una pregunta difícil de responder que cada uno debe tratar de descubrir.

Lyra




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...