sábado, 29 de enero de 2011

Por los tejados

Autor imagen: Freak


Por los tejados corre el gato de la nostalgia. Se agarra a las tejas, como si fueran días arañando la vida, e intentando dar zarpazos a la rutina.

Un gato negro en un estómago vacío, y nubes negras en unos lagrimales secos, incapaces de producir lluvia.

Se cuartea la piel por el tiempo perdido, y la ira duerme un sueño definitivo.

En la oscuridad de la celda escucho un leve canto, y no salgo. Me siento ya incapaz de dar un paso. La incertidumbre vuela en su cabeza y la mía, y el canto se apaga, y no le busco. Quieta me quedo esperando un milagro.

En la oscuridad mi corazón quiere latir de nuevo, y siento miedo. Un miedo que me atenaza, que cierra mis labios, y me hace sentir en silencio.

Eres humo que pasa sordo a una súplica callada.






Sakkarah

31 comentarios:

  1. Sak q el miedo no te invada, grita q eres feliz y este desaperecera, besitos

    ResponderEliminar
  2. No temas jamas Sakkarah....deja el tiempo correr y esa sensacion desaparecera.
    Aqui me tienes amiga,me comenta auroraines que no puedes entrar en mis blogs,entra por aqui:
    http://amiramelull.blogspot.com/,espero que asi puedas ,Besitos

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias, Escuchando plabras, eso haré.

    Muchos besitos.

    ResponderEliminar
  4. Tara, entraba a uno que parecía tuyo pero no tenía donde responder. Y es que resulta que si lo tenía pero no recordaba el título del blog. Tienes un premio.

    Muchos besitos.

    ResponderEliminar
  5. Por los tejados era una ilusión perseguir gatos,no dandome miedo de poderme dar algún coscorrón.

    Como me ilusionaba en la oscuridad de la noches ver los relucientes
    ojos de los felinos acompañados de sus gritos de amor.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Qué desolación, yo lo que veo es que el gato quiere atrapar al pajarito en la imagen.
    Creo que al gato de la nostalgia hay que espantarlo así no dejarías de escuchar el canto que te recuerda que hay vida y no solo silencio y seres volátiles que no merecen tus lágrimas.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. No te imaginas lo identificado que me he sentido con este texto. Es como si hubieras dado en el centro de una diana.
    Me encantaría ponerlo en mi blog en el apartado de autores amigos, si cuento con tu permiso.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. No temas, desaparecerán
    los miedos como humo
    sobre los tejados
    cuando acabe la noche.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  9. Jajaja, Jose, conque por los tejados, ¿eh?

    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Sí, Aurorainés lo tendré presente.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Jucar, claro qeu cuentas con mi permiso, puedes coger lo que desees.

    Te agradezco que me hagas ese honor, y me alegra pensar que te has sentido identificado con mis letras.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Esperemos que sea así, Marisa...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Los recuerdos están bien como tales, como recuerdos. Vivir anclados en ellos paraliza nuestro presente.
    Valor contra el miedo, que no pueda con nuestras ganas de vivir ni decidir.
    Un besazo, y dale de patadas al miedo cuando te quierea asustar.

    ResponderEliminar
  14. Los gatos negros, no se porque tienen esa fama, para mi son preciosos, con esos ojos penetrantes que todo lo ven.
    No me importaría parecerme alguna vez a uno para poder pasearme por los tejados del Alma de alguno.

    Un beso

    Pilar

    ResponderEliminar
  15. Nostalgia,miedos.¿Esperar por milagros? Noooo,sale a hacer frente!!! y en el mientras tanto..........Abrazososososos y besitos. Sabes q pasa Saka?Cuando pase el invierno y el sol caliente,es cuando llegará el milagro, ya lo veras.Y no habrá nostalgias, ni miedos.

    ResponderEliminar
  16. Un buen consejo, Daniel, lo tendré en cuenta. Muchas gracias y un besazo.

    ResponderEliminar
  17. Y que bien se tiene que andar por los tejados, Pilar...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  18. Seguro qeu llegará el milagro, Anamaría.

    Muchos abrazos y besitos.

    ResponderEliminar
  19. que precioso lo que escribes , me encanta leer la profundidad de tus palabras que se plasman con tanta nostalgia y soledad..

    me fascinan tus poemas..

    besitos con viento y sabor a miel..

    kisses.

    ...(¯`v´¯) ♥ ♡♥
    .... •.¸.•´
    ...¸.•´LluviaenelSilencioDeLaNoche
    .. ( ♥
    I♥
    ♥ ♥

    ResponderEliminar
  20. Hola,buenas noches.

    Seme estropicio el ordenata y se fueron todos los iconos con sus direcciones a freír espárragos.

    Así que por fa mandame ese otro enlace.

    Gracias

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. La nostalgia, a a veces gato, a veces pantera, y otas veces dulce pajarillo cantor que nos alegra los amaneceres.

    Procuremos que sea pajarillo siempre.

    Besos

    ResponderEliminar
  22. Muchísims gracias por tus palabras, Lluvia...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  23. Vale jose, ahora te lo mandaré. Un beso.

    ResponderEliminar
  24. Así es, Narcí, intentemos que sólo sea pajarillo.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  25. Es difícil luchar con la oscuridad que veces se cierne sobre nuestros corazones, es algo que hay que aprender y no desistir nunca aunque se nos haga imposible. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. No soy de comentar mucho, pero aún así lo hago anónimamente, manías que tiene uno ya ves...
    Me encanta leerte, a veces por falta de tiempo (por lo general siempre) debo hacerlo rapido o trasnochar, aún así este pequeño respiro que me (nos) das hace que el tiempo pueda saborearlo mejor, gracias por haber vuelto...

    ResponderEliminar
  27. Gracias a ti, Anónimo, me ha hecho mucha ilusión qeu te guste leerme...

    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  28. Lo que no sabe el gato es que quizás encuentre lo que no busca: una familia

    ResponderEliminar
  29. LOS ALAMOS.

    ¡Que soledad tan triste! ¡Que soledad tan honda!
    La de los pobres álamos dormidos………….
    Siempre llenos de sombras que en la melancolía
    Del invierno se duermen bajo el cielo sombrío.

    Volaron sin piedad las mariposas,
    Con la lozana juventud de nuestros días
    Y llenas de soledad y con las alas rotas,
    Volaron las gaviotas de la poesía.

    ¡Que soledad tan triste! ¡Que soledad tan honda!
    Pero en sus ramas desiertas tiembla un nido,
    La esperanza titila entre las sombras
    ¡Y no todo en la vida está perdido!…….

    ¡Que soledad tan triste! ¡Que soledad tan honda!
    La de los pobres álamos dormidos….
    Con la tarde que se marcha silenciosa,
    Se enternecen mis campos conocidos.

    CURANDERO TANGO

    Besos!!

    ResponderEliminar
  30. Jajaja, Yactub, muy buena la imaginación. Un beso.

    ResponderEliminar
  31. Precioso, Curandero Tango, me da mucha alegría verte. Muchos besos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...