miércoles, 2 de febrero de 2011

Callejón de la amargura


Era lamentable oír los golpes tan a menudo; aunque ella nunca se quejaba. Le intentaban sonsacar, para que dijera algo con el fin de denunciarle; pero de su boca sólo salían elogios para su pareja.

Él era un borracho mujeriego, que pasaba la mayoría de las noches de farra; y no teniendo suficiente, al llegar a casa extorsionaba el sueño de Belinda. La despertaba a golpes para violarla, y seguidamente roncar como un cerdo.

La noche era inclemente, no dejaba la lluvia de azotar los cristales. Lúgubre se veía el callejón en el que vivían pocos vecinos. Daba la impresión que esa lluvia furiosa traería malos presagios.

Un ruido extraño despertó a Nestor (su vecino del bloque de enfrente), quien se acercó al balcón a ver que es lo que sucedía. Una mano fina y blanca aparecía entre los barrotes. Abrió corriendo, y vio el cuerpo de Belinda enganchado entre las balconadas. El callejón era tan estrecho, que la suerte había querido que no cayera; pero ella no hacía por salvarse. A Nestor se le quedó clavada esa mirada angustiosa, suplicante, que pedía que la dejaran morir.

Intentó coger sus manos para sujetarla; pero el peso de su cuerpo, y sus ganas de llegar al fin, pudieron más que él. La sintió caer. Un golpe seco hizo eclosión en su alma. Corrió escaleras abajo, y pudo comprobar que ya no había remedio. Belinda había pasado a mejores días. Al lugar misterioso donde ya nadie golpearía su piel de seda.

El dolor de todos los vecinos, la impotencia que sufrían, hizo que ese callejón estrecho y sombrío, pasara a llamarse el callejón de la amargura.

Sakkarah

18 comentarios:

  1. Para Belinda era un callejón sin salida, que tristeza y soledad que le impedían alejarse...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Son muchas las Belindas que sólo con ver el peatón del callejón deberían despavoridas correr y no parar,pero no lo hacen,ven algo en el peatón y el callejón que la atrae,por lo que sin darse cuenta esa atracción se convierte en fatal,pero ya es tarde no tiene tiempo de rectificar.
    Porque se fue y el viaje de la felicidad permanente emprendió.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Me has dejado un nudo en el corazón. Ojalá nunca dejen de alzarse las voces para acabar de una vez por todas con ese tipo de situaciones, que son una verguenza para el género humano.
    Texto desgarrador.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. El callejón de la amargura es infinito, salpicado de sangre a diario, animales de aspectos humanos, manchan sus paredes y los adoquines sin cesar con sangre inocente. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Desgraciadamente son muchos los callejones de amargura cuya única salida es la de la muerte. Demasiadas Belindas y demasiada violencia.

    Buen relato.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Todos tenemos nudos en la vida para desanudar, no se si muchas veces se pueden transformar en callejones, lo que si...no deja de ser una eleccion, besitos

    ResponderEliminar
  7. Los latidos en su pecho se aceleran
    está entrando por la puerta,
    se abraza a su ángel con fuerza
    ofreciendo y dando protección.
    Una voz tosca y ronca, odiada
    solicita su presencia para servirle,
    después de degustar la comida
    se prepara para la ceremonia.
    La toma con fuerza por el brazo
    sin oponer apenas resistencia,
    arrojándola con dureza sobre el lecho
    para consumar sus deseos.
    Entre sollozos y lágrimas ahogadas
    va desnudando la fina piel,
    descubriendo arañazos y manchas moradas
    en su cuerpo, campo de cruel batalla.
    A cada suspiro entrecortado
    recibe como premio una bofetada,
    pero sus entrañas no perciben el dolor,
    no son los golpes los que hieren su alma...
    Mantiene su situación a diario
    tomando como propio el desahogo,
    respirando con suma tranquilidad
    cuando la calma llega a su verdugo.
    Sabe que todo llegará a su fin
    cuando la criatura que protege
    pueda valerse por si misma
    y entonces sacie su venganza…

    ResponderEliminar
  8. Hace ya...más de 6 años desde entonces...

    ResponderEliminar
  9. Anónimo... Es tristísimo...

    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  10. Sí, Aurorainés, muy, muy triste. Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Sí, Jose, ellas aman y terminan haciéndolas creer que son ellas las culpables de todo, etc.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Si, Jucar, ojalá termine eso algún día...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Sí, Sheol, pasa muy a menudo. Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Escuchando, quizá no vean ese final, quizá les hagan creer que se lo merecen...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Y cuantas CABRONAS de mierda van detrás de esos malotes?: demasiadas.

    Tienen lo que se merecen. No son víctimas, son verdugos de sí mísmas; por que pueden elegír.

    ResponderEliminar
  16. Algún día ganaremos la batalla, el bien tiene necesariamente que triunfar sobre el mal.

    Un placer pasar por tu espacio

    ResponderEliminar
  17. Uisssssssssss, que desgarrador el relato de Hoy, pero no menos cierto desgraciadamente.Bueno hoy nos tocó enfrentarnos a esta terrible verdad, pero es cierto q hay victimas q no aprenden, despues del 1er maltrato, pues a otra cosa. En fin opinar es facil. Hoy mas abrazososososos q nunca. Muacksssssssssss

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...