domingo, 13 de febrero de 2011

Destino


Podríamos decir que hay un destino escrito, aunque todas las posibilidades de sucesos estén ahí. El porqué nos pasan las cosas que nos pasan, no está muy claro. De hecho, tenemos una capacidad limitada de elección en función de un camino que vamos trazando y elaborando. Los hechos son los hechos, algunos son controlables ,otros, como que dependen de factores que por más que les demos vueltas continúan siendo un gran misterio. Se produce una danza bien curiosa entre lo misterioso y lo conocido. Vivimos en un azar controlado o en un control que puede ser sorprendido. No sé. Es difícil de adoptar una postura demasiado rígida al respecto, y sería absurdo por otro lado.

Por eso es importante vivir en el misterio y desde el misterio, pero sin olvidar que el destino condicionado al final lo acaba trazando uno con su manera de pensar, sentir y actuar. Un buen jugador se ajedrez debe anticiparse a la jugada y preveer las consecuencias de su movimiento, aunque por más que uno prevea con exactitud las posibles consecuencias, nunca podrá conocer al ciento por ciento la respuesta de su contrincante. Lo más aconsejable, es disfrutar de la partida, jajaja, aunque se trate de un simple juego de damas o del mismo juego de la oca.

La vida es como un juego. Cada pieza en el tablero tiene una función muy específica y todas ellas, sin duda, son relevantes y necesarias. De ahí que bien y mal sean necesarios y todos lo contrarios parte de ese mismo juego. Y no hay ganadores ni perdedores. Sin embargo, si se juega, por lo menos sería deseable ser honesto y sincero. Nos podemos permitir alguna trampilla de cuando en cuando. Pero si siempre hay trampas y engaño, el juego deja de disfrutarse y todo lo que de él surja es pura mentira y abuso de poder personal.

Así es la vida. Bonita, sorpresiva y diferente en cada uno de sus pequeños intervalos.

Lyra

11 comentarios:

  1. Destino ineludible e inebitable ....Que nos traeras en la proxima jugada?

    Saludos y te deseo una feliz semana

    ResponderEliminar
  2. Para mí la vida no es como un juego,
    no acepto las trampillas, en el juego tampoco, excepto en el que participás dándole réditos a otro que gana con el tiempo que permanezcas en él.
    En todo lo demás estoy de acuerdo con Lyra, sobre las variables impredecibles, las fuerzas antagónicas en continuo movimiento y la posibilidad de elección, limitada o no pero nuestra.
    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  3. Los destinos,destinos son y no los podemos aunque queramos cambiar,es nuestro sino.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. El mío parece uno bien preescrito y más aún cuando siento que así va a ser.

    Preescrito pre-vida, pero esa es otra engorrosa y parcamente explicable historia.

    Lo único que no está escrito es lo que yo elija hacer con tal destino.

    ResponderEliminar
  5. Pero tenemos que ser dueños de nuestro destino en la medida de lo posible, sino ¿qué sentido tendría todo?
    Aunque desde luego, si miro a mi alrededor, yo no he elegido mi destino actual.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Me quedo con el último párrafo.
    Preciosa la entrada. :)
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  7. Ineludibles jugadas… ,las cuales no siempre están tocadas por el azar, sino por nuestra forma de sentir y disfrutar de nuestro más preciado regalo..

    ...Nuestro más estimado presente ,es la esquina que despunta al otro lado del horizonte llamado destino, el cual al margen de poder estar definido o no por el primero..

    Nos aguarda sin complejos.

    Lyra ,No pierdas la lirica de lo... posiblemente indefinible, Me encanto!! ; ))

    ResponderEliminar
  8. Lilith, Auroraines, Jose, Oscar, Jucar, David y Orlando. Os agradezco estos comentarios a Lyra, de los que aprendo y mucho.

    Muchos besos a todos.

    ResponderEliminar
  9. Es cierto que a veces, nuestros actos y nuestras decisiones influyen de manera moderada y pocas veces de manera exagerada sobre nuestro destino. Sin embargo, hay cosas que no podemos controlar, como si una mano invisible fuera la dueña de las cuerdas de nuestra vida y las manejara a su antojo como si de unos títeres se tratara. No podemos evitar y tampoco luchar contra su poder, es demasiado fuerte y nosotros demasiado débiles. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. el tan lamentable "mal de amores", es un destino necesario???

    ResponderEliminar
  11. Sheol y Yactub, gracias por comentar. Besos a los dos.

    Yacktub, yo pienso que todo lo que suede es por una razón. En ese tiempo del que hablas, quizá aprendamos muhcas cosas que más adeante sirvan de manera decisiva... Quien sabe.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...