viernes, 29 de abril de 2011

Guitarra


Con una melodía bella,

responde la guitarra al tacto.

Calla si cesan las manos de acariciarla,

sólo responde a la necesidad del que la posee entre sus brazos.

Dúctil se hace al alma que la mantiene abrazada,

y en cada nota descifra el sentimiento que lleva oculto.

Así ríe o llora, dejándo al otro en silencio,

o consiguiendo la compañía de un canto armonioso.

Sakkarah
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...