viernes, 8 de abril de 2011

Miedo


Con las improvisadas alas del miedo, puso pies en polvorosa. La voz siniestra que salía de entre los árboles, hizo que el corazón saltara y se aposentara en la garganta.



Un viejo enano salió detrás del tronco. Sus ojos estaban achinados y brillantes, y había en ellos una expresión maligna. Alcea renegó de su mala suerte, pues para una vez que le salía un enano al encuentro, no era saltarín (como el del cuento), o trabajador como los de Blanca Nieves. Este era malo y gordinflón.


Aunque tenía las patas cortas, casi le daba alcance. A Alcea ya no le quedaba resuello, parecía que sus pulmones estallarían de un momento a otro.


Una piedra, en mitad del prado, fue la culpable de su caída. No tenía ya salvación, estaba a merced del enano, y el terror la llevó al desmayo. Al abrir los ojos, estaba allí, mirándola con esa mirada cruel. Tenía miedo que abriera su boca rompiendo el silencio, y con resignación se iba despidiendo de la vida, pues sabía que nada le podría librar de la muerte.


- ¡Chica!, despierta. ¿Dónde ibas con tanta prisa? Creí que no podría alcanzarte, pues corres como un gamo.


- ¿Eres muda? Espero que al menos no seas también sorda, yo sólo quería saber si tienes un mechero. Necesito encender un cigarro que encontré, y aquí difícilmente se encuentra un ser humano.


A Alcea se le abrieron los ojos como platos, y seguidamente le abandonó el sentido volviéndose a desplomar.


- ¡Bah! - Dijo el enano – Para una persona que encuentro, me sale boba – y se marchó, dando saltos, volviéndose a perder en el ya lejano árbol.

Sakkarah

23 comentarios:

  1. El miedo a veces te juega malas pasadas y se presenta cuando no es debido.

    Buena lectura.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Pobrecito, lo que vio en sus ojos era el ansia de fumarse un cigarro, es tan fácil confundirse. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Sí, victor, nos impide muchas cosas...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Es cierto, Sheol, nos confundimos a veces con facilidad. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Desazón por un vicio ante el miedo de encontrarse perdido... qué triste puede llegar a ser una confusión... dicen que la vida es un espejo... si no te gusta lo que ves, prueba primero a mirar lo que das...

    ME ENCANTA COMO ESCRIBES!!!!

    ResponderEliminar
  6. Que el miedo nos visite no esta mal, nos previene, nos ayuda a ser prudentes...ahora no permitamos q se instale sino no podremos crecer continuar en este devenir de la vida, besitos Sak

    ResponderEliminar
  7. El miedo ese extraño pasajero que viaja a veces en nuestra mochila de polizón, y que nos juega esas pasadas tan...
    No obstante como dice la letra de una canción:
    "Cuando de veras se quiere
    el miedo es tu carcelero,
    y el corazón se te muere
    si no te dicen te quiero."

    Que por ser finde creo se me fue algo la inspiración al lado musical.
    Un besazo Sakk y que disfrutes.

    Marazul

    ResponderEliminar
  8. Jajaja, Javi, y a mi me encanta lo bueno que eres conmigo. Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  9. Me gustan tus matices, Escuchando palabras. Muchas gracias y mucho besitos.

    ResponderEliminar
  10. Marazul, me encanta tu compañía, muchas gracias por los versos que dejas tan preciosos. Un besazo, guapa.

    ResponderEliminar
  11. El miedo es una fuerza que a veces te deja sin poder de reacción, pues te quedas sin poder razonar como normalmente se suele hacer.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Hola amiga, aún estoy con una artritis de las de miedo jaja!!!, pero me defiendo con una mano, voy despacio pero segura.
    buen tema el del miedo. Tengo muchas personas en mi consulta aterradas por situaciones que posiblemente nunca vivirán, pero somos así, nos paralizamos muchas veces con poca cosa.
    Bonita y educativa tu historia, gracias.
    Con ternura
    Sor.cecilia

    ResponderEliminar
  13. Me encantan los contracuentos (siendo buenos, claro)! Colorín colorado...

    ResponderEliminar
  14. Sí, Jose, el miedo puede paralizar. Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Sí, Sor Cecilia, eso pasa, que cogemos todo el miedo que nos place y algunos lo cogemos todo para nosotros, jajaja. Es malo el miedo, no permite avanzar.

    Un beso, espero que te mejores muy pronto.

    ResponderEliminar
  16. Bixen, entonces es claro que yo no te encanto :)

    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. El miedo nos paraliza, impidiéndonos apreciar las situaciones con objetividad.

    Un arma de doble filo.

    Un cuento "del revés"...
    que me ha gustado.

    Saludiños, Sakkarah!

    ResponderEliminar
  18. Es el miedo a veces
    perverso, nos hace
    imaginar lo
    que no existe.

    Besos

    ResponderEliminar
  19. Susi, me alegra verte y que te haya gustado :)

    Un beso.

    ResponderEliminar
  20. Marisa, que cierto es eso...

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  21. Para nada de lo que dices, sino todo lo contrario. Por buscar un símil, hiciste "Grinch" de "Santa Claus".

    ResponderEliminar
  22. Jajaja, muchas gracias...

    Un beso.

    (No conocía a Grinch, pero ya lo busque. Mi ignorancia...)

    ResponderEliminar
  23. El miedo,cuanto mas desconfia,mas profundo se vuelve.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...