sábado, 28 de mayo de 2011

Primavera


¡Primavera soriana, primavera

humilde, como el sueño de un bendito,

de un pobre caminante que durmiera

de cansancio en páramo infinito

¡Campillo amarillento,

como tosco sayal de campesina,

pradera de velludo polvoriento

donde pace la escuálida merina!

¡Aquellos diminutos pegujales

de tierra dura y fría,

donde apuntan centenos y trigales

que el pan, moreno nos darán un día!

Y otra vez roca y roca, pedregales

desnudos y pelados serrijones,

la tierra de las águilas caudales,

ma1ezas y jarales,

hierbas monteses, zarzas y cambrones.

¡Oh tierra ingrata y fuerte, tierra mía!

¡Castilla, tus decrépitas ciudades!

¡La agria melancolía

que puebla tus sombrías soledades!

¡Castilla varonil, adusta tierra,

Castilla del desdén contra la suerte,

Castilla del dolor y de la guerra,

tierra inmortal, Castilla de la muerte!

Era una tarde, cuando el campo huía

del sol, y en el asombro del planeta,

como un globo morado aparecía

la hermosa luna, amada del poeta.

En el cárdeno cielo violeta

alguna clara estrella fulguraba.

El aire ensombrecido

oreaba mis sienes, y acercaba

el murmullo del agua hasta mi oído.

Entre cerros de plomo y de ceniza

manchados de roídos encinares,

y entre calvas roquedas de caliza,

iba a embestir los ocho tajamares

del puente el padre río,

que surca de Castilla el yermo frío.

¡Oh Duero, tu agua corre

y correrá mientras las nieves blancas

de enero el sol de mayo

haga fluir por hoces y barrancas,

mientras tengan las sierras su turbante

de nieve y de tormenta,

y brille el olifante

del sol, tras de la nube cenicienta!…

¿Y el viejo romancero

fue el sueño de un juglar junto a tu orilla?

¿Acaso como tú y por siempre, Duero,

irá corriendo hacia la mar Castilla?

Antonio Machado

15 comentarios:

  1. Gran poema para un gran blog regentado por una sutil y excelente persona.

    Un abrazo Sorianita

    ResponderEliminar
  2. Es cierto escuchando palabras, a mi me encanta.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  3. Y visitado por un hombre precioso que se llama Jose :)

    Un beso, Jose, ahora estoy en Soria unos días.

    ResponderEliminar
  4. me perdi entre las palabras para brotar de una coma como un capullo de rosa...

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Creo que leyendo a Machado fluí como la nieves blancas de enero bajo el sol de mayo.
    Precioso!
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Hola, Sakk, por muchos motivos me encanta ese escrito que compartes, al igual que por muchos motivos la vida nos lleva a recorrer caminos distintos, o a veces paralelos.
    Después de leerlo, me entró la nostalgia, y me vinieron recuerdos, acompañados de una canción que te dejo aquí.
    (Pd: soy un desastre en poner cosas jajaja , nuestra amiga Ashia los sabe, pero si copias el enlace seguro suena la canción.)

    Un besazo, Marazul.


    http://youtu.be/Dep3eo4gVig

    ResponderEliminar
  7. Bello!!!!!!!!!como nos mimas querida Sak!!!!!!!!!!!por lo general quedo sin palabras ante tanta belleza y creeme q eso es dificil en mi jajajaja. !!!Gracias por compartir. Abrazososososososo.

    ResponderEliminar
  8. Nina, pues yo te he encontrado y me alegera. Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Es bonito tener la belleza de la nieve, Auroraines... Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Gracias, Marazul, me ha hecho mucha ilusión el vídeo, muchas gracias por estar aquí. Un beso,

    ResponderEliminar
  11. Bixen, me alegra mucho verte de nuevo... Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias, Anamaría por tus palabras siempre alegres y bonitas... Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Precioso, y no lo había leído antes. Especialmente me ha encantado la segunda mitad. Un beso.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...