viernes, 21 de octubre de 2011

La única explicación



La única explicación para el universo, para la vida, eran las matemáticas. Éramos infinitos junto al universo del que formábamos parte y sólo el círculo lo hacia posible.

No podíamos ser únicos, porque entonces no se explicarían nuestras contradicciones, había un espejo que enfrentaba los mundos haciendo siempre otro igual. Yo tenía una igual en el universo reflejado y la longitud de onda podía hacer variar nuestro pensamiento hasta la contradicción.

Pero siempre me preguntaba por la muerte, por el paso. ¿Para qué morir? ¿Moriríamos las dos? Entonces me di cuenta que el túnel de la muerte nos daba paso al mundo siguiente entrelazado en el círculo. La vida era movimiento e íbamos rotando. Nunca nos encontraríamos las dos, pero siempre estaríamos conectadas como todo el universo lo estaba, aunque aún más estrechamente.

Cada mundo era mejor, nunca dábamos el salto hacia atrás. Existían dos mundos que eran vergeles para la eternidad. Allí se cumplimentaba cada sueño, paso a paso como los había organizado nuestra mente. Todo era diferente, nada era igual, miles de sueños se cruzaban entre sí, formando un mundo de extrema belleza.

Entonces sonreí, cuando supe que las dos llegaríamos y que nunca estaría sola.

Sakkarah

12 comentarios:

  1. excelente.
    un beso.

    Algunas cosas no se detienen ante la línea del destino. Pero los mares han de encontrar en la orilla la flor y la barca.

    ResponderEliminar
  2. Curioso y bello texto.!!!

    Un abrazo Sak

    ResponderEliminar
  3. Los mundos paralelos son nuestro refugio cuando las preguntas no encuentran respuestas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Me gustan tus palabras caminante, eres pura poesía. Un beso

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias, Merce. Me alegra verte. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. :) algún refugio habrá que tener, Sheol.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Una escrito sobresaliente. Veo en él dibujado un espacio poético de búsqueda trascendente en el que lo único, desea unirse a lo infinito; un juego de espejos entre dos yoes que se observan, dos absolutos que representan, para mi, la dualidad en su sentido más puro, que se miran el uno al otro sin llegarse a tocar (como por ejemplo pudieran ser la idea del bien o el mal absolutos, la belleza o la fealdad, etc, etc). Y eso hace infinito y contradictorio a nuestro pensamiento en su circularidad.

    Y es sobresaliente porque el alma, que es de donde nacen las palabras, sabe que "cada mundo era mejor" y que lo que sigue siempre es esperanzador, un lugar sin espacio en el que los opuestos se unen y sienten que se han de encontrar.

    Aunque tal como lo has escrito tú me parece mucho más bonito.

    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Sobresaliente tu comentario My... Me ha encantado.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. !!Hola Sak!!! que pena q no puedo leer tu pagina pq sale tan oscura. Buenop pero por los comentarios como siempre debe estar nuyyyy buena. Abrazosososososos.

    ResponderEliminar
  10. Hola anamaría. Sale oscura? Nadie me lo ha dicho, es raro eso. Yo la veo bien.

    Que pena me da no saber como hacerle para que lo veas bien. De qué dependerá?

    Un beso muy, muy grande.

    ResponderEliminar
  11. Me gustó el cuento Sakkarah, das respuestas a un círculo infinito y atemporal, unís extrayéndole la belleza que solo las almas buenas ven.
    Besos

    PD. Me cuesta leer a mí también.

    ResponderEliminar
  12. Espero qeu ya se haya arreglado lo de leer. He puesto la letra blanca y grande. Muchos besos, Auroraines.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...