miércoles, 16 de noviembre de 2011

El amor...




El amor es la fuente de todo. Una persona sana, es una persona que se siente querida, que disfruta queriendo y que vive en sintonía armonizándose con esa fuente, ese manantial del que mana toda forma de vida inteligente. No estoy hablando de la naturaleza, sino de emociones procesadas por hombres y mujeres que piensan en la finitud de sus días. Solamente ese pensamiento ya nos provoca malestar. Esa duda, ese miedo, esa incertidumbre e inseguridad es como la grieta que se forma en la montaña, que tambalea lo que de fuerte hay en sus cimientos. Es increíble lo que puede conseguir o no una creencia arraigada. La enfermedad estrella de este siglo, más que una falta de responsabilidad, es debida a una falta del sentido de la existencia. Es cierto que experimentar la trascendencia sana.



Lyra

10 comentarios:

  1. la trascendencia consiste en aquellos que nos sucedan, y en el poso que hayamos sido capaces de dejar en ellos.
    Por eso hay que amar siempre, cada segundo, para sentir y transmitir toda la belleza de ese sentimiento.

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Cierto que hay que amarsiempre, Jucar...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. El amor es la fuerza que mueve al mundo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. !!!Amemos!!!!!! q es lo mas maravilloso.Y no solo amar, enseñar a hacerlo dando ejemplo.Debe de ser bueno q a uno lo recuerden diciendo: Che es cierto que bueno es amar, la vida vale la pena.Uffff me fui `por las ramas jajajaja buen FINDEEEEEEEEEEEEEEEEE Abrazosososososos a todosssssssss!!!!!!

    ResponderEliminar
  5. El amor podría ser el arma mas poderoso del mundo si supiéramos utilizarlo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Jajaja, Anamaría. Estaría bueno que para leerme hubiera que hacer carrera :)

    Besosos.

    ResponderEliminar
  7. Si, Sheol, eso mismo creo yo...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Hasta siempre, amor,
    Hoy me sangra el recuerdo
    como una espina nueva
    del corazón.
    Hasta siempre, amor,
    cuando sueñes conmigo
    en las noches de frío
    ya no estaré.

    Y no me llames, si me ves
    a mi también con otro amor,
    porque es inútil esperar
    si la esperanza ya murió.
    Hasta siempre, amor,
    pasarás de otro brazo
    y dolerá el fracaso
    igual, igual que hoy.

    ResponderEliminar
  9. Gracias... Tu poesía es muy buena.

    Muchos besos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...