lunes, 7 de noviembre de 2011

Recuerdo de María



Fue un día del azul septiembre cuando
bajo la sombra de un ciruelo joven
tuve a mi pálido amor entre los brazos,
como se tiene a un sueño calmo y dulce.
Y en el hermoso cielo de verano,
sobre nosotros, contemplé una nube.
Era una nube altísima, muy blanca.
Cuando volví a mirarla ya no estaba.

Pasaron, desde entonces, muchas lunas
navegando despacio por el cielo.
A los ciruelos les llegó la tala.
Me preguntas: «¿Qué fue de aquel amor? »
Debo decirte que ya no lo recuerdo;
y, sin embargo, entiendo lo que dices.
Pero ya no me acuerdo de su cara
y sé que un día la besé.

Y hasta el beso lo habría olvidado
de no haber sido por aquella nube.
No la he olvidado. No la olvidaré:
Era muy blanca y alta, y descendía.
Acaso aún florezcan los ciruelos
y mi amor tenga ahora siete hijos.
Pero la nube sólo floreció un instante:
Cuando volví a mirar, ya se había hecho viento.

Bertolt Brecht

4 comentarios:

  1. Uyyy!!!!!!!!!11 que completo El poema y la musica!!!!!!!1Maravilloso Sakk!!!!!!!!!!!!!!!!Buena semana. Abrazosososososos!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Me alegra qeu te guste, guapa. Muchos besosossssss.

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado mucho, un poco decepcionante pensar que no se acordaba de ella, si de la nube.

    Un abrazo

    Pilar

    ResponderEliminar
  4. Bellísimo Sakkarah! El momento y ella están flotando como la nube en su recuerdo.
    Un beso

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...