sábado, 31 de marzo de 2012

...


Jo, con la agencia tributaria y con los formularios del censo, jajaja. Y luego quieren los políticos que confiemos en ellos... Me fascina la capacidad que tienen algunos de ellos, así como algunos tipos de publicidad sobre cajas, seguros y bancos, entre otros, para tocar la vena sensible y la conciencia amorosa de la gente. Chantaje emocional, le llamo yo. Dicen que nos quieren, pero nosotros sentimos que no. Al principio les creemos y confiamos; después nos decepcionan, pero seguimos confiando en ellos (políticos de todos los colores), y así les vamos dando una oportunidad tras otra hasta acabar exhaustos y desilusionados por una democracia y sistema que hace aguas por todos los lados. Y precisamente el amor se basa en todo lo contrario, en la confianza. Así, la contradicción está servida. Los necesitamos, pero los odiamos por aprovecharse del bien común en su búsqueda por el bien particular. Amar sin condiciones es propio de unos cuantos santos y el que ama a su pueblo lo cuida y lo mima, lo protege y le facilita los recursos necesarios para hacerse autosuficiente. El amor siempre ha de ser generoso, si no, no es amor, sea que hablemos de personas, sociedades, economía o política

Sin confianza no hay amor. Sólo el amor trae alegría. Muy poca gente es capaz de amar de verdad

Lyra
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...