martes, 17 de abril de 2012

En el momento...


En el momento exacto lo he podido ver todo con claridad. Nada es como pensaba, no me gusta lo que he descubierto.
He cerrado la puerta, ya no me interesa. No mereció la pena mi sinceridad.

Mientras en la madriguera se cuecen todas las habas, mientras la vida es guasa, cae la inocencia y llega la decepción. Donde todo está oculto no puede haber claridad o luz. Abro la ventana y respiro, la naturaleza muerta rezuma soledad; pero el aire es verdad, el aire es honesto. Acaricia la brisa que se convierte en la mejor compañía.

Sakkarah

13 comentarios:

  1. Cambio de look en el blog. Bonitas letras. Continúa verygoodblogera.

    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Solo se ve bien con los ojos del corazón, esos no se ekivocan y para ver todo claro con los otros existen gafas o eske solo se kiere ver lo malo de las cosas o qué.

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que sí fue útil tu sinceridad...por lo menos para tí.

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Amiga mía!

    A veces hay que cerrar puertas y ventanas, es una ley natural.
    Pero no cierres el corazón...

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Es verdad Sakkarah, a todos nos pasa alguna vez que creemos enla sinceridad de alguien que no se lo merece.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias, Daviblio, me alegra verte... Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Bueno, quizá no lo haya mirado así, Anónimo... Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Sí, Laindefención, hay que ser coherente con lo que se piensa... Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Creo que no puedo cerrarlo, Jurema, aunqeu a veces ntran granas... Un beso

    ResponderEliminar
  10. Sí, Merlín, a veces pasa...

    Un beso,.

    ResponderEliminar
  11. Pienso que en ocasiones somos demasiado duros con los demás y nuestras expectativas.
    Puede que la decepción de alguna manera llame a tu puerta, pero no hoy...muy a menudo quien menos esperamos nos decepciona.
    Acepta el tiempo, los momentos, las escasas y buenas horas que la vida nos ofrece. Las otras por contra, no merecen demasiado la pena, nos aportan muy poco y solamente nos causan dolor.
    No permitas llegar a eso. Tú vales mucho más.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. No merece la pena cerrar las ventanas porque a veces es conveniente saber lo que piensan de nosotros y quienes de verdad son nuestros amigos.
    Hay que ignorar lo que nos haga daño, y aferrarnos al cariño y la amistad de los que están a nuestro lado.

    Un beso SAK

    Pilar

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...