domingo, 15 de abril de 2012

Hieron II


Nos remontaremos cuatro mil años en la historia, década arriba década abajo, a los tiempos de Hierón II. Este tipo fue tirano de Siracusa y al parecer tenía un problema grave: apestaba. Literalmente.

Pero al ser el hombre más poderoso del lugar, nadie se lo había comentado. No me parece falta de valentía por parte de sus hombres más cercanos. Si el tirano se tomaba a mal el comentario sobre su olor corporal, podía matar al sincero sin más miramientos. Hierón II no se había percatado de su problema y nadie lo había denunciado, hasta que llegó una dama extranjera. Cuando los presentaron, la susodicha le dijo a nuestro oloroso protagonista: “Hueles, y es tal la fetidez que no resulta soportable estar a tu lado”.

Supongo que se hizo un silencio entre todos los presentes, esperando la reacción del tirano. Pero en lugar de ir contra la visitante reprochó a sus hombres más cercanos su falta de sinceridad. El caso extremo, pensó, era el de su esposa. Pero la respuesta de la esposa estuvo a la altura y demostró tener ingenio para estar casada con el tirano de Siracusa,el hombre más poderoso del lugar.

La mujer escudó su falta de sinceridad, o de valor para decirle a su marido que olía fatal, con la siguiente respuesta: “Mi Señor, nunca me he acercado a otro hombre que no fuerais vos, por lo que pensé que vuestro aliento y olor era natural de todos los hombres”.

Apostaría un dedo de la mano a que la mujer de Hierón II mintió como una bellaca y que en realidad sabía que aquella peste no era normal. Pero no me negarán ustedes que fue una buena respuesta. Y si me lo niegan, díganlo, no me oculten mis problemas, como hicieron con el pobre Hierón II.


Fuente: El gran libro de la historia de las cosas, de Pancracio Celdrán

3 comentarios:

  1. Las mujeres a lo largo de la historia
    siempre han demostrado su gran ingenio,pienso que se echaría sobre sí perfumes a raudales para contra restar tal pestilencia y que si
    hubo oportunidad olería mejores aromas.

    Mil besos

    ResponderEliminar
  2. Je je... No creo que nadie te lo niegue Sakkarah.... ¡¡¡Que bellaca más ingeniosa!!!
    Un Beso

    ResponderEliminar
  3. Desde luego que su mujer fué de lo más ingeniosa, pero la verdad, es que en aquellas épocas eran un bastante cochinos todos.

    Un abrazo

    Pilar

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...