miércoles, 4 de julio de 2012

Tengo...


Tengo que agrupar las palabras, intentar dosificarlas, contener la cascada de letras que lluevo sobre ti. Escasean las tuyas a mi mirada ávida de vocablos. No importa, nunca nos viene lo que no nos pertenece, lo que no se hizo para nosotros.

Estoy acostumbrada a dar el primer paso, a salir en busca de. No siento la caricia del alma que llega por sorpresa. Seguramente, si llega un día, me pillará ausente por haber partido yo a su encuentro.

Quizá escribirte sea el intento de mostrar lo que no podrías alcanzar en mí. Como airear mis estancias, abriendo ventanas para que te asomes creyendo que encontrarás algo que yo ya había perdido. Me vuelvo museo de cristales rotos, y exhibo miniaturas que escapan entre tus dedos.

Mis diminutas letras de grandes pensamientos, mis omisiones entre comas, sólo reclaman que te detengas un segundo, el único instante en que serás mío. Después continuaré mi ruta vacía, y rasgada con el eco de tu voz junto a otras voces, con los resultados de tus ratos de asueto en otras letras. El susurro constante de mi fatalidad.

Sakkarah
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...