viernes, 14 de septiembre de 2012

A veces...


A veces pienso que quizá no sea bueno poner notas en los estudios, o que solo se deberían dar el último día de clase. Poner nota ya lleva a la competición. Nos comparamos con todo, siempre tomamos una medida con la que hacerlo y no encuentro la manera de que dejara de ser inevitable compararse.

Además, si no te comparas tú, te comparan otros, para el caso es lo mismo. La competición hace perdedores, y eso lleva a la desilusión. No todo el mundo se levanta con facilidad después de haber perdido

¿De qué nace la comparación? ¿Qué nos lleva a haber montado una sociedad en donde la comparación es el pan del día?

Sakkarah

10 comentarios:

  1. Y que fácil es colgar una etiqueta,
    sin tener en cuenta que puede arrastrarse de por vida y ser causa
    de un terrible sufrimiento.

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Las competiciones por puntos, muchas veces son injustas, pero las eliminatorias "cuerpo a cuerpo", cuando lo son, lo son más. Los ganadores siempre tienen suerte, aunque a veces no ganen; los perdedores siempre luchan entre ellos y cuando no pierden, se creen ya vencedores.
    Las comparaciones son necesarias y créeme que cuando me fijo tiempo en alguien cualquiera, esa persona es la mejor de todas las que conozco en algo.

    ResponderEliminar
  3. Cierto, Marisa, se puede hacer más daño del que uno cree. Un beso

    ResponderEliminar
  4. No siempre se gana o se pierde por cuestión de suerte, más bien de méritos, bixen, o de saber aprovechar las oportunidades... Pero el que pierde, puede quedar tocado, perder el ánimo y... hacerse el mismo un perdedor de por vida.

    Supongo que hay distintas formas de comparar. No se debería comparar a fijarse en una persona y admirar, o aprender de ella. Eso es aprender.

    Sin embargo, en la comparación entra la competencia, y no es bueno competir. Uno debe saber que siempre tiene que mejorar, que toda la vida es un aprendizaje por ser mejor; pero no por ser mejor que otros, pues los otros son diferentes y necesitan diferentes cosas.

    Distinto es aprender del otro algo que no es válido.

    Es muy sutil la diferencia entre lo que digo y lo que es la comparación; pero...la comparación marca mucho, el aprendizaje, no.

    Qué rollo te he metido bixen, no sé explicarlo bien :)

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Efectivamente, ganadores y perdedores somos todos, y la etiqueta que nos cuelgan no siempre es equitativa. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hola Sak siempre un lujo leerte, las comparaciones siempre son odiosas, hacen daño y crean frustración.Porque uno debe ser libre de hacer las cosas como le gustan, como desea, como le nacen y sin poner etiquetas.Pero no está la sociedad montada en esos parámetros.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  7. La comparación siempre será eterna porque fue el mejor espejo en el cual pudimos aprender en antaño, esas raíces quedaron impregnadas en la sutil y agridulce envidia ,muchas veces y, otras tanta en la simple curiosidad, compararnos para buscar ciertas escala de “valor”ha sido siempre nuestro juego durante demasiado tiempo.

    Aprendemos por pura imitación, pero bien es sabido que si queremos ser nosotros mismos debemos dejar de compararnos ,y ser libres en nuestra propia autoexpresión ,eso solo lo conseguiríamos si

    estuviéramos solos o nos quemara tanto la indiferencia, la desgana y la espera a ,esperar más de la cuenta de los demás es solo un mero espejismo.
    LO importante no es buscar la comparación, sino buscas las valías, comparaciones viene de miedo, necesitamos comparar para “sentirnos mejor”,

    cuando no relajamos y no tenemos la necesidades hacerlo ganamos más, veo lo que ante no veía, no del otro sino d nosotros mismos, cada persona vale su peso en oro hasta que no se demuestre lo contrario, no sabemos ver este tipo de cosillas, sus valías están latentes pero escondidas,el saber redescubrirlas puede ser tu mejor odisea.

    ResponderEliminar
  8. La mejor comprobación se mide en el latido de tu corazón si late demasiado deprisa ahí solo existe comparación (dentro va el miedo),si late tranquilamente no nos preocupa,ahí seras feliz
    Creo sin temor a poder equivocarme (o por lo menos con poco margen)que si controlaríamos un poco más eso, seriamos grandiosamente felices : ) .
    Pd: La gente se sorprende cuando ve el blog (sobre todo porque todas sesiones etc etc( he hecho yo de cero),dale un vistazo a Caja de Ideas, a ver qué te parece.(perdón por el tocho ()
    Un abrazote ; ) desde unas islas pequeñitas pero acogedoras( como el dueño que las empuña.)

    ResponderEliminar
  9. Creo que es más dañino el compararnos que el que nos comparen.

    Eso es algo que odio desde pequeña.

    Besos

    ResponderEliminar
  10. La comparación es la consecuencia de la envidia o de la vanidad.

    Besicossssss

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...