domingo, 18 de noviembre de 2012

Acababa el verano...

Acababa el verano, y.quizá la suerte les dejaría ver la lluvia pudiendo salir todos a recibirla. Los calderos esperaban, ya llenos de telarañas, por si acaso fueran útiles para recogerla. Ocupababan demasiado lugar para el escaso uso que de ellos se hacía.

La niebla había quedado para los cuentos tenebrosos, ya las nubes no acudían a juntarse con la tierra. Esta moría melancólica y agrietada de dolor. La mayoría de los colores habían huido perdiéndose en la memoria de los ancianos. Las arrugas se apoderaron de sus pieles, e invaderon las de los más jóvenes, el brillo había abandonado los semblantes humanos.

Un acontecimiento siniestro les congregaba, una gota gigante reía de manera macabra; y entre sus carcajadas, amenazaba con morir.


Sakkarah

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...