domingo, 23 de diciembre de 2012

Es sabio...

Es sabio, aprender a tratarse a una misma con delicadeza y cariño. Eso quiere decir mantener conversaciones interiores que sean adecuadas, amables y positivas. Si fuésemos capaces de ver la cantidad de juicos que hacemos a lo largo del día, nos quedaríamos consternados por la facilidad con que aparecen y lo inconscientes que son. Pero cuando el juicio interno para con nosotros es muy severo, la insatisfacción personal que sentimos ejerce un poder destructor que a veces nos aleja de la  realidad de lo que somos. Y somos un poco de todo, de alegría, de tristeza, de incapacidad, de ilusión, etc... Cualquier cosa que nos expliquemos sobre nosotros mismos, inmediatamente, eso somos. Hay que ser cuidadoso con los pensamientos que tenemos respecto a quiénes somos y cómo nos vemos. Un  buen autoconcepto y autoestima son dos valores que nos ayudan a estar más satisfechos y felices.

Si lo que te sucede es que eres una persona sensible, es fácil que las energías y el ambiente de los que te rodean te llegué a afectar hasta el punto de absorber sensaciones que un principio no partían de tu interior. Es como el agua, que al contactar con otras sustancias ésta queda prendida de ellas, mezclada, confundida... Aunque en su esencia continua siendo agua, es agua con algo más que sólo es posible separar a través de un nuevo proceso químico o proceso alquímico personal. Y no siempre podemos elegir el ambiente que queremos, así que hay que aprender a distanciar la energía propia de la energías del exteriores. Si hablo de energía, hablo de vibración, porque todo en esta vida se rige por este principio de ondas y movimiento.



Lyra
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...