sábado, 29 de septiembre de 2012

Desgraciado...

 
Autor imagen: Fabián Pérez
 
Desgraciado aquel que no ha conocido el amor. Esta clase de amor. Ese abismo al que uno se arroja felizmente.

Desgraciada la persona que nunca ha sentido, siquiera por un instante, que ella y su pareja eran los dos únicos humanos que jamás habían habitado este planeta.

Y desgraciados los que sí se han sentido así alguna vez. Porque lo han vivido y lo han perdido. Yo nunca fuí tan hermosa ni tan inteligente como fuí para él: desde entonces, vivir fue ir descendiendo. Y ahora, ahora que ya apenas si soy yo, ahora que ya lo olvido todo, para mi desdicha no puedo aún olvidar aquella agonía del deseo y de la carne.


Rosa Montero

miércoles, 26 de septiembre de 2012

sábado, 22 de septiembre de 2012

Acaba la locura

Acaba la locura dando paso a una paz en la que nada importa mucho. Cuando todo cae, el derrumbe nos rodea y ni siquiera podemos sentirnos molestos. La seguridad que da la nada nos aplatana.

Todas las cosas de color se vuelven neutras, la indiferencia nos viste e inmoviliza con su traje de fuerza. Ya nada da vida al surtidor de las lágrimas. Los espejos nos devuelven la mirada perdida.

El aire se mastica, no corre, y en lo profundo, se cierran todos los calabozos conteniendo el pensamiento.

Frente a la ventana todo se mueve sin sorprendernos, el vaivén de las hojas de los árboles no nos hace despertar. Un mármol rosáceo se hace nuestra piel, el sol no lo traspasa.

Risas lejanas martillean sin abrir nuestro oído, no hay anhelo de azules sobre el cielo. Los parajes no mueven nuestros pies.

La lectura tranquila no se memoriza, los pasos siguen de largo, silenciosos.

Se ha cerrado la puerta con llave y las viejas cartas se tornan amarillas.


Sakkarah

miércoles, 19 de septiembre de 2012

Estar bien


Estar bien, porque una desea estar bien y eso es lo que trasmite a su entorno y recibe de él. Bien, porque así la gracia de la vida llega a nosotros para mostrarnos el camino, porque así el Creador se nos revela como centro, voluntad, amor, justicia y tolerancia; como despertar, que con su radiante luz traspasa el umbral de nuestra alma. Así percibo yo la belleza de todo lo que fue creado, como luz que desea nuestra felicidad más absoluta, como realidad a través de sus atardeceres eternos y constantes.

 

La vida es bella cuando todo a nuestro alrededor comienza a tomar sentido. Nuestra libertad se encuentra en todo aquello que envuelve nuestro ser. Su desarrollo depende de un misterio luminoso que te llama, crea, forma y actúa. Sólo así el hombre podrá alcanzar su equilibrio entre sus diferentes mundos. Un sólo cuerpo, una sola mente, una sola alma, una sola nación comprendiendo el sentido de sus existencia. Todo empieza con el reconocimiento del punto de nuestro corazón. Este es el puente que une lo de arriba y lo de abajo, lo de afuera, lo de adentro y lo de más allá. Un punto simple cuya diversidad la conforman el conjunto de todas nuestras almas. Y todos llegaremos a comprender esto un día u otro. Los grandes poetas siempre percibieron esta realidad y los grandes sabios les dieron forma. Palabra trascendiendo la palabra.

 

Algún día la humanidad entenderá la importancia y el porqué de sus deseos insatisfechos. Queremos más y más porque así está escrito en nuestra naturaleza. No es tiempo para huir ni para vivir la vida como lo hemos estado haciendo hasta ahora. Es tiempo de dar y comprender la dinámica entre el otorgar y el recibir. Eso es lo que no debes olvidar cuando tu mente empiece a fabricar un nuevo sueño. Todos ansiamos las mismas cosas, pero comprendemos poco y al final acabamos decepcionados de la vida y de nosotros mismos sintiéndonos muy solos y sin dirección, dándole vueltas y más vueltas a la rueda . Y así será hasta que deja de serlo.

Lyra

martes, 18 de septiembre de 2012

viernes, 14 de septiembre de 2012

A veces...


A veces pienso que quizá no sea bueno poner notas en los estudios, o que solo se deberían dar el último día de clase. Poner nota ya lleva a la competición. Nos comparamos con todo, siempre tomamos una medida con la que hacerlo y no encuentro la manera de que dejara de ser inevitable compararse.

Además, si no te comparas tú, te comparan otros, para el caso es lo mismo. La competición hace perdedores, y eso lleva a la desilusión. No todo el mundo se levanta con facilidad después de haber perdido

¿De qué nace la comparación? ¿Qué nos lleva a haber montado una sociedad en donde la comparación es el pan del día?

Sakkarah

martes, 11 de septiembre de 2012

Recuerdo a Matría


Fue un día del azul septiembre cuando
bajo la sombra de un ciruelo joven
tuve a mi pálido amor entre los brazos,
como se tiene a un sueño calmo y dulce.
Y en el hermoso cielo de verano,
sobre nosotros, contemplé una nube.
Era una nube altísima, muy blanca.
Cuando volví a mirarla ya no estaba.

Pasaron, desde entonces, muchas lunas
navegando despacio por el cielo.
A los ciruelos les llegó la tala.
Me preguntas: «¿Qué fue de aquel amor? »
Debo decirte que ya no lo recuerdo;
y, sin embargo, entiendo lo que dices.
Pero ya no me acuerdo de su cara
y sé que un día la besé.

Y hasta el beso lo habría olvidado
de no haber sido por aquella nube.
No la he olvidado. No la olvidaré:
Era muy blanca y alta, y descendía.
Acaso aún florezcan los ciruelos
y mi amor tenga ahora siete hijos.
Pero la nube sólo floreció un instante:
Cuando volví a mirar, ya se había hecho viento.

Bertolt Brecht

...



viernes, 7 de septiembre de 2012

Abría su puerta...


Abría su puerta leñosa para que yo entrara. Con sus brazos rama me tomaba por el hombro alentándome a pasar. Las flores se alineaban haciendo paso, y mis pies se posaban por su alfombra de raíces.

El musgo tapizaba sus paredes, de las que pendían candelabros de margaritas. Me resultó curioso, ver preparar a las abejas el postre, tan laboriosas.

El sol brillaba, esperando a la salida, y mi corazón latía descansado mientras, fuera, veía retozar las cabras que me traerían el desayuno. Ligero era mi peso con mi mente desinhibida, alejada del ruido, el alma se eleva a la copa; y entre amarillos y verdes se bebe el cielo.

El río suena invitándome al baño, feliz me siento en este hogar aislado donde en soledad floto. Un suspiro se escapó en el aire, y en los raíles serpentea camino de la ciudad. No hay billete de vuelta. Saco el pañuelo de las ausencias, para ondearlo diciéndole adiós.

Sakkarah

lunes, 3 de septiembre de 2012

Cuando alguien...


“Cuando alguien imprescindible se va de tu lado, vuelves los ojos a tu interior y no encuentras más que banalidad, porque los vivos, comparados con los muertos, resultamos insoportablemente banales (…) . La imposibilidad de poder replantearte el pasado y rectificarlo, es una de las limitaciones más crueles de la condición humana. La vida sería más llevadera si dispusiéramos de una segunda oportunidad (…) . Nos bastaba mirarnos y sabernos. Nada importaba los silencios, el tedio de las primeras horas de la tarde. Estábamos juntos y era suficiente. Cuando ella se fue, todavía lo vi más claro: aquellas sobremesas sin palabra, aquellas miradas sin proyecto, sin esperar grandes cosas de la vida, eran sencillamente la felicidad.”


Miguel Delibes

...



domingo, 2 de septiembre de 2012

Soy...


Soy una persona sensible e impulsiva; por eso, cuando me veo dañada, de primeras me echo abajo; pero siempre tengo coraje para remontar.

Aunque cada día puedo estar menos, no quiero perderme el estar cerca de las personas que siempre me han acompañado y a las que quiero.

Dicen que la vida todo lo devuelve duplicado, lo bueno y lo malo. Quien hace daño, tarde o temprano, lo notará en sí mismo.

Os pido disculpas por aparentar tan variable… No sé contar hasta 100.

Creo que soy la persona con los adioses más cortos :)

Sakkarah

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...