miércoles, 6 de febrero de 2013

Las horas...

Las horas hacen pliegues escondiendo los momentos en los cajones del recuerdo. La mente, como un libro, va pasando páginas leídas; y los pétalos caen sobre lo vivido.

Siempre extraños ante los nuevos acontecimientos, y siempre con la mano agitándose en adioses.

En nuestros interiores, los abrazos cuelgan, y los besos tatúan colores en el alma. Se pierden las espaldas ante la lágrima, y mueren presurosos los suspiros.

Cada gesto no despide de nosotros mismos, cada aliento pasa a ser evocado.

Humo.


Sakkarah

20-2-2008
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...