miércoles, 6 de febrero de 2013

Las horas...

Las horas hacen pliegues escondiendo los momentos en los cajones del recuerdo. La mente, como un libro, va pasando páginas leídas; y los pétalos caen sobre lo vivido.

Siempre extraños ante los nuevos acontecimientos, y siempre con la mano agitándose en adioses.

En nuestros interiores, los abrazos cuelgan, y los besos tatúan colores en el alma. Se pierden las espaldas ante la lágrima, y mueren presurosos los suspiros.

Cada gesto no despide de nosotros mismos, cada aliento pasa a ser evocado.

Humo.


Sakkarah

20-2-2008

8 comentarios:

  1. Hola Carmen, buenas tardes,
    muy buen texto, lleno de recursos, lo visual juega en lo abstracto de las palabras.
    "La mente, como un libro,
    va pasando páginas leídas"
    hay veces que solemos leer el mismo libro más de una vez.

    excelente entrada
    Un cálido abrazo

    ResponderEliminar
  2. Las horas se nos hacen cortas cuando recordamos la felicidad disfrutada,quedando sólo la historia que no se puede borrar para que todos los podamos recordar.


    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Sí, Ariel, gracias por tus palabras :) Me alegra verte.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Sí, no se puede borrar nada, pero hay cosas que la mente las encierra, sin embargo,como dices, los buenos recuerdos, son bonitos de pensar.

    Un beso, Jose.

    ResponderEliminar
  5. No podemos predecir el futuro, pero el ser humano tiene la capacidad y el don de rememorar sus horas pasadas, de reller sus viejas páginas, incluso de ir tachando o subrayando cada pasaje, para que quedarse sólo con lo positivo de cada momento.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Holaaaa!!! bonito texto como siempre.Atesorar los buenos recuerdos alegra el alma..... Abrazososososososos desde esta lejanìa.

    ResponderEliminar
  7. Así es, Narci. Y eso suele hacer la mente...

    Un beso.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...