lunes, 25 de marzo de 2013

A mano armada

Supón que me presento
cualquier día en tu casa.
Que digo: "Hasta aquí hemos llegado"
que cierro las ventanas,
apago las cortinas,
los libros, los periódicos.

Supón que me presento
cuando menos lo esperas.
Ya puedo disfrutar
tu mirada de asombro,
el lecho abandonado,
los sentidos alerta.

Supón que te desnudo
con besos y sonrisas,
conjuro tus fantasmas,
asalto tu desvelo,
amanezco en tu sombra,
y me marcho,
y me juras
-dentro de un orden, claro-
fidelidad eterna.
 
María rosal

4 comentarios:

  1. ¿Será asi? , la fidelidad eterna no existe


    Muy bonito SAK

    Besos

    Pilar

    ResponderEliminar
  2. Si te presentas en mi casa te daré las llves y podrás de todo disponer,menos el mando de la Tv ese es mio si quieres uno compralo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Nos guaría que fuera así, Pilar; pero creo que no existe... Un beso

    ResponderEliminar
  4. Jajaja, Jose, que egoísta, no me dejas el mando :)

    Un beso.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...