martes, 5 de marzo de 2013

El caballero y yo X


Yo no tengo la fuente del conocimiento en mi poder, no adivino en las sombras, no veo en la oscuridad, caballero.

La necesidad no es amor, pero el amor si implica necesidad, y yo os necesito tanto… que cuanto más os preciso, más lejos os veo. Es igual que la culpa, ¿por qué me la he de llevar siempre toda?

Ya, se puede amar más y necesitar menos, y también se puede cargar en el hombro con las culpas de otro, si eso quita hierro a la cosa. Pero pienso en cómo hacerlo, hasta que me doy cuenta que amar es necesitar que el otro sea feliz… y yo no he llevado la felicidad a vuestra vida. Creo que las piedras ocultan a las personas, me  aposentaré al pie de la más alta, donde vuestros ojos no traspasen, y la tranquilidad os dejará ser feliz.

Estaba en el camino de amarme a mi misma, para amaros sin necesidad de consuelo y con fortaleza. Pero mis tropiezos en las rocas escarpadas, donde los fantasmas habitan, me hacen retroceder.

Es hora de lamerme las heridas, de llenarme a mi misma de caricias, en mi soledad, de contemplarme. Las lágrimas cederán cuando mi mano sea suave, y al final mis ojos, recuperarán la luz.   

Sakkarah
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...