jueves, 26 de junio de 2014

...


"Todos nos acostamos con el lobo, pero lo que no podemos hacer es confundirlo con la abuelita. Caperucita era tonta”.


Ana María Matute

8 comentarios:

  1. Los verdaderos lobos están entre nosotros. El lobo mata sólo para alimentarse.

    ResponderEliminar
  2. Decía Plauto que el hombre es un lobo para el hombre y no le faltaba razón al pobre, porque caperucita era un poco aventurera e incauta. Pero no era tonta, no, sino que era más lista que los ratones colorados. Nunca se creyó que el lobo fuera la abuelita y al final tampoco se acostó con el lobo. Se lo miraba con atención, con sonrisa burlona, desconfiando de su mansa apariencia :) Nos acostamos con el lobo, pero siempre hay una caperucita astuta dispuesta a darle mala vida. Merecida, por cierto. El instinto egoísta al final acaba por jugar en contra de la mayoria que es lo mismo que decir de uno mismo.

    Beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no estaría mal que las cosas malas volvieran y las buenas también...

      O sea que era listilla Caperucita, eh?

      Montçon de besos, guapísima

      Eliminar
  3. Caperucita no era tonta, No se confundía de lobo ni de bosque. He de reconocer que era una buena excusa eso de la cesta y la merienda para la abuelita.

    Besos de Mendiño Feroz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, veo que sabía lo que hacía :)

      Muchos besos.

      Eliminar
  4. Caperucita se dejó comer, de tonta nada!! Sabemos en cada momento cuando somos devoradas, lo que ocurre es que a veces nos gusta o nos acostumbramos a las mordidas.
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, debe ser eso, Auroratris, estáis todos de acuerdo.

      Muchos besitos, preciosa.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...