viernes, 27 de junio de 2014

El nuevo Ulysses



Ulysses fue retenido y encantado. Su corazón cambió y se llenó de olvido. Penélope esperaba, su corazón enamorado tejía espejismos.

El abrazo del silencio la hizo estremecer, la soledad oprimía su ser.

Sentada en la orilla de una playa, supo que la esperanza era una timadora con vestido largo y verde, le había robado su último suspiro.

Cortó su pelo, y ciega de dolor, arrancó su corazón. Hecho pedazos lo arrojó al mar. Dejó morir el alma, cegó sus ojos. Nada sería ya capaz de volverla a la vida.


Sakkarah

4 comentarios:

  1. Neptuno, resentido con Ulises por haberle saltado el ojo a su querido y precioso hijo Polifemo, embraveció los mares e hizo naufragar su esquife, salvándose sólo Ulises, que a nado llegó a la isla Ogigia, donde halló a la ninfa Calipso, que le retuvo siete años; pero viendo que no hacía más que llorar por su patria, por su mujer y su hijo, al cabo de estos siete años le proporcionó un barco en el que pudiese regresar a sus lares...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa fue la vieja historia... En la nueva, creo que nadie le debe proporcionar nada, y que no llora por Penélope... La ha olvidado

      Eliminar
    2. Duda de tu ausencia y de mi culpa
      pena de tener que recordar
      sueño del pasado que me acusa
      manos que no quieren perdonar,
      dolor amigo de estar con tu sombra
      remordimiento de saberte buena
      dolor lejano de oír que te nombran
      las voces muertas que se obstinan en volver.
      (Abandono)

      Eliminar
    3. Ulysses, no te entiendo, pero escribes muy bonito.

      No entiendo las manos que no perdonan...

      Es preferible no saber a alguien bueno, porque a los buenos, en este caso, se les toma como tontos.

      Cuando leas esto, lo voy a quitar.

      Un beso

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...