sábado, 12 de julio de 2014


4 comentarios:

  1. La soledad
    que me envuelve el corazón,
    va encendiendo en mi alma
    el fuego de tu amor lejano.
    En las brumas de tu olvido
    viaja mi ilusión,
    gritando tu nombre en vano.

    Pero no estás
    y en mi cruel desolación
    es un fantasma el recuerdo
    de lo que se fue…
    percibo tu sombra
    y mi amor te nombra
    pidiéndote aquellas caricias de ayer.

    ResponderEliminar
  2. Y así cuando recibo esas caricias se termina la utopía.

    Saludos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...