sábado, 19 de julio de 2014

Líquido inflamable



Le dio una cucharada de líquido inflamable, por dentro se abrasó; pero quedó con fuerzas para seguir respirando. Fue entonces cuando empezó a meterle el veneno verde en pequeñas dosis.

Parecía que no iba a morir nunca, a pesar de sus grandes estertores, siempre acababa resucitando. Pero llegó el fin, como llega todo.

Una vez muerta todo era silencio, incluso parecía que había llegado la paz… No fue así, porque él, cuando ella faltó dejó de apreciar las cosas que tan bellas le parecían, se dio cuenta de la chabacanería que le rodeaba y sus festines pasaron a aburrirle. Terminó hastiado de tanto banquete visual.

Nunca se sabe donde nos van a acosar los vacíos, ni cuando realmente sentiremos la soledad como una losa.

Todas las cosas forman parte del espectáculo de la vida, es un error matar lo que nos reta, lo que nos inquieta. Lo fácil al final termina siendo duro.



Sakkarah
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...