lunes, 7 de julio de 2014

Un saco sin fondo



Poseo un saco sin fondo lleno de amor y varias recetas mágicas que he conseguido con las caídas. He aprendido a regar esta planta delicada.

Mi amor pertenece al recinto más sagrado, es secreto y se ha vuelto resbaladizo. Tiene un poder especial, causa inquietud, no es esclavo de la palabra.

Está en apartado y tranquilo retiro, cohabita con la alegría del que por fin aprendió la lección.


Sakkarah
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...