sábado, 2 de agosto de 2014

Ovnis


A mi no hace falta nave espacial para viajar con mi mente, pero parece que a otros seres sí, de las dimensiones que sean, de la nuestra, la cuarta o quinta…, da lo mismo. La obsesión de algunos grupos por estos temas o la necesidad que tienen de algún salvador que venga a solucionar los problemas de nuestra querida tierra es realmente alarmante. Es un síntoma de lo perdida que anda nuestra civilización. No le quito veracidad con esto al fenómeno ovni ni al de los contactados, ni a la paranoia a la que se puede llegar si uno se deja llevar sobre determinadas sucesos que no acabamos de comprender en su totalidad y que están ahí, como una proyección de nuestros propios sueños o anhelos personales y sociales. Sueños nuestros y de los demás, pues son una misma cosa. De ahí la confusión y el caos que puede llegar a reinar.

No, uno no debe alejarse su centro y del corazón de su centro. Es un error y es peligroso.

Pues bien, esta noche ha sido una noche interesante de sueños. Cuando duermo viajo y continuo trabajando montada a lomos de mi caballo blanco, como caballo blanco o simplemente con mi mente. La Tierra tiene que evolucionar por sus propios medios y sin la intervención de ningún tipo de energía, seres, entidades o lo que sea que sea que están ahí ocultándose en el cielo bajo diferentes tipos de disfraces, porque en lo que atraviesa esos portales dimensionales que ahora están tan de moda también hay dualidad. Y nuestras mentes son muy susceptibles de ser manipuladas e influenciadas por no estar haciendo el trabajo interior y emocional que todo niño debe realizar. Los humanos todavía estamos en una etapa muy infantil.


Lyra
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...