martes, 2 de septiembre de 2014

Bajo mi mirada




Tu cuerpo, divino, en la quietud.

Bajo mi mirada hirviente de deseo

Expira la tarde y mis manos

Extienden fuego sobre tu piel


Ávidos, han bebido tus labios en mi cuerpo

Los jirones de mi piel quedaron en tus dedos

Has hecho poesía hiriente de mi talle

Musitaste vida sobre un silencio muerto


Se hace locura tu anhelo

Nuestras quimeras cabalgan

A lomos de una gran pasión


Se han desatado las fuentes

Corre el amor haciendo delta en el alma.


Sakkarah
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...